Sustentabilidad

Español

Estudiantes del Plantel abordan desafíos de la sustentabilidad junto a empresa Tetra Pak

Estudiantes del Plantel abordan desafíos de la sustentabilidad junto a empresa Tetra Pak

En el Espacio Isidora Aguirre, ubicado en el edificio de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio, se llevó a cabo el Ciclo de Charlas organizado por el Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la Facultad Tecnológica. 

En el tercer encuentro de este año, la empresa Tetra Pak, representada por su gerente de Sustentabilidad en Chile, Gerardo Jiménez, abordó los desafíos que tiene la multinacional en materia de sustentabilidad. Acompañó su exposición mostrando los envases que fabrica la empresa.

En ese sentido, Jiménez sostuvo que Tetra Pak tiene desafíos en la generación de material renovable, para que esto sea la base de sus envases y, de esa forma, sacar las fuentes fósiles en la fabricación de plásticos.

Respecto al reciclaje, el representante de la empresa sueca señaló que los desafíos están en aumentar las tasas de recolección y reciclabilidad en el país, además de generar una industria de reciclaje a partir de los envases que sea fuerte.

Según Jiménez, instancias como estas son de relevancia para los futuros profesionales: “es muy importante que se entienda el valor del envase como ayuda en la producción y distribución de alimentos líquidos”.

“Los estudiantes deben entender la complejidad que tiene la multicapa para que este envase pueda ser distribuido al público. Por otro lado quise mostrarles cómo generamos el envase en un inicio y el modo en que terminamos su ciclo de vida”, explicó el gerente.

Por su parte, el director del Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos, Dr. Francisco Rodríguez Mercado, indicó que temáticas como la sustentabilidad están asociadas a la formación integral de los estudiantes de la Universidad de Santiago.
“Queremos que nuestros jóvenes sepan hacia dónde van y los desafíos a los que se van a tener que enfrentar, así como los aspectos de sustentabilidad que deben dominar”, puntualizó el Dr. Rodríguez.

Plantel certifica a cinco unidades sustentables en ceremonia del 7° aniversario del Programa de RSU

Plantel certifica a cinco unidades sustentables en ceremonia del 7° aniversario del Programa de RSU

La institucionalización de las temáticas de género, la implementación de un Protocolo de Colaboración Interuniversitaria, la adscripción al Acuerdo de Producción Limpia- Campus Sustentable, la entrega del reconocimiento del sello RSU y el Reporte anual de Sostenibilidad Universitario, son algunos de los hitos más importantes que ha implementado el Programa de Responsabilidad Social Universitaria (RSU) desde su creación, en la U. de Santiago.

Actualmente, transcurridos 9 años desde su institucionalización, y 7 desde la creación formal del programa, se observa como una propuesta de responsabilidad social fortalecida, que posee como labor principal conducir a la Institución hacia el fomento de una ciudadanía responsable, en armonía con los valores institucionales, tales como respecto a las personas, diversidad y pluralismo, cooperación e inclusión, y RSU.

Así lo manifestó el Rector de nuestra Casa de Estudios, Dr. Juan Manuel Zolezzi Cid durante la ceremonia de celebración del 7° aniversario desde la creación del programa, realizada este martes en el Salón de Honor del Plantel, en la que participaron las principales autoridades académicas del Plantel, funcionarios y estudiantes.

“El Programa se ha consolidado al interior de la Universidad, y cuenta con resultados satisfactorios, que permiten el tránsito de la U. de Santiago por la senda de un futuro sustentable”, afirma.

En la instancia, la máxima autoridad del Plantel sostuvo que la iniciativa ha sido un gran aporte para la Universidad. “Creo que efectivamente ha dado muchos buenos resultados para la Institución. Hoy, el nivel que la Universidad luce para el compromiso social, responsabilidad social y sostenibilidad, es envidiable por cualquier otra, por lo tanto, nos aporta su trabajo y experiencia, pero nos queda toda una experiencia mancomunada para mejorar”, sostiene.

Institucionalizando valores

La unidad, dependiente de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio, surge como respuesta y continuidad al sello histórico de compromiso social que caracteriza al Plantel, con la idea de responsabilizarse de todas las acciones que realiza y sus efectos, en cuanto a la gestión de los impactos que produce, con el objetivo de conseguir el bienestar general de la sociedad.

El Programa parte con la Creación de la Comisión de RSU durante el 2008, que tuvo como propósito diseñar y acordar la estrategia de RSU institucional, lo que permitió avanzar hacia su consolidación, siendo creado el 25 de agosto del año 2010.

Actualmente, la unidad se organiza en tres áreas de trabajo: el Área de Formación Ciudadana y Proyectos con la Comunidad; Área de Género, Equidad y Diversidad; y Área de Campus Sustentable y Gestión Ambiental.

Para la Vicerrectora de Vinculación con el Medio, Dra. Karina Arias Yurisch, el Programa ha permitido ampliar el debate respecto a cómo colaborar de manera mancomunada por el bienestar general, ampliando la percepción de las problemáticas para hacerse cargo de ellas.

“Si bien, en un inicio estuvo muy ligado a la idea de formación ciudadana, esto se ha ido ampliando a una lógica de equidad social, medioambiental, sustentabilidad, género, diversidad, derechos sociales, entre otros, que nos ha permitido complejizar nuestro propio trabajo y también asumir desafíos con este concepto de desarrollo de un campus sustentable, donde hay que generar consistencia entre nuestras acciones”, sostiene.

La Responsabilidad Social de la U. de Santiago

Durante la ceremonia, el director alterno del Programa de RSU, el académico Santiago Peredo Parada, se refirió a los aportes y desafíos del proyecto, que actualmente se vincula y colabora con más de 40 iniciativas de Responsabilidad Social de la U. de Santiago.

En su balance, destacó la implementación del Protocolo de Colaboración Interuniversitaria, que generó dos grandes hitos: La implementación del Diplomado en Educación para el Desarrollo Sustentable, reconocido el año 2015 con la Mención Honrosa del premio a la Ciudadanía Global, entregado por la Fundación MacJannet, siendo la única experiencia latinoamericana premiada entre 61 postulaciones; y por otra parte, la instalación del Acuerdo de Producción Limpia-Campus Sustentable, que permite  a la Universidad posicionarse como una de las 14 universidades en el país que avanza en su campus sustentable.

Entre otros hitos importantes, el encargado del Programa destacó la Entrega del reconocimiento del Sello RSU, que destaca a las iniciativas que reflejan el espíritu universitario de nuestra Casa de Estudios, y que ha distinguido a 38 iniciativas de la comunidad. Asimismo, destacó la institucionalización de las temáticas de género, también como un trabajo mancomunado y tri-estamental.

Tras la entrega del balance, el director alterno del Programa, destacó el apoyo de la Universidad. “Afortunadamente, partimos de la base que siempre hemos contado con el apoyo de las autoridades, y eso es fundamental e importante. Siempre ha habido interés de parte de las unidades académicas de incorporar estas temáticas. Sin embargo, aún resta articular mayores esfuerzos para hacer visibles las actividades que se están haciendo, y luego articularlas entre ellas”, manifiesta.

Además, desde al año 2008, la Universidad elabora anualmente el Reporte de Sostenibilidad Universitario bajo la metodología Global Reporting Initiative (GRI), siendo la primera Universidad de Latinoamérica que lo construyó ceñido a esta metodología.

Sello de RSU

Al finalizar la ceremonia,  el director alterno del programa, Santiago Peredo junto  a la secretaria ejecutiva, Ana Ortiz Landaeta, hicieron entrega de la publicación editada en el contexto de los siete años del Programa a las autoridades presentes: Rector Dr. Juan Manuel Zolezzi Cid; a la Vicerrectora Académica Dra. Patricia Pallavicini Magnere; a la Vicerrectora de Vinculación con el Medio, Dra. Karina Arias Yurish; al representante del Vicerrector de Investigación, Desarrollo e Innovación, Dr. Pablo Vera Villarroel, y a representantes de distintas unidades académicas.

Asimismo, el Rector entregó certificados de cumplimiento del Acuerdo de Producción Limpia a las unidades académicas que realizaron acciones orientadas a establecer un campus sustentable, reflejando el espíritu universitario de nuestra Casa de Estudios.

En la oportunidad fueron reconocidas: la Facultad de Administración y Economía, a través de su decano Dr. Jorge Friedmann Rafael; la Facultad Tecnológica, por medio del decano Dr. Julio González Candia; el Departamento de Ingeniería Geográfica, a través de su director Dr. Belfor Portal Valenzuela; la Escuela de Arquitectura, por medio del encargado de Vinculación con el Medio, el académico Carlos Muñoz Parra, y del programa de Bachillerato en Ciencias y Humanidades, representado por su subdirectora, la académica Eugenio Dos Santos.

Respecto al reconocimiento, el académico de la Escuela de Arquitectura, Carlos Muñoz Parra, sostuvo que como unidad comenzaron a trazar el trabajo con un programa del Ministerio de Educación de Enseñanza de la Sostenibilidad y sustentabilidad en la arquitectura,  adhiriendo inmediatamente al APL, cuando se creó el Programa de RSU.

Según explica, su adhesión surge porque: “nos parecía coherente con el discurso que estábamos teniendo, y coherente con la enseñanza que estábamos dando a nuestros estudiantes. Nos metimos al proceso, cumplimos todas las etapas, y asumimos más consciencia tanto desde académicos, funcionarios y estudiantes”, puntualiza.

Gobierno distingue a la Universidad de Santiago con certificación de sustentabilidad

Gobierno distingue a la Universidad de Santiago con certificación de sustentabilidad

Un total de 14 Instituciones, entre ellas, la U. de Santiago, fueron certificadas en “Producción Limpia Campus Sustentable” por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, ex Consejo Nacional de Producción Limpia, tras culminar exitosamente la incorporación de medidas que van desde buenas prácticas en energía, agua y residuos, hasta cambios en sus mallas curriculares que estimulan a los estudiantes a tener mayor conciencia por el medio ambiente.

La ceremonia, realizada en el Salón Ricardo Donoso del Archivo Nacional, fue encabezada por el Ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena, quien destacó el trabajo realizado por las distintas unidades. “Hoy tenemos la convicción de que las universidades en Chile tienen una mayor conciencia y una mejor gestión ambiental, y justamente van a continuar iluminando a futuras generaciones en las mejores prácticas”, aseguró el secretario de Estado.

En representación de nuestra Casa de Estudios asistió la vicerrectora de Vinculación con el Medio, Dra. Karina Arias Yurisch, quien resaltó el trabajo realizado por el programa de Responsabilidad Universitaria (RSU), organismo encargado de la instalación e implementación del acuerdo de Producción Limpia, que logró completar el 100% de las medidas comprometidas.

“No ha sido fácil, nos falta mucho por hacer, pero estamos en la base, y esta certificación nos da mucha alegría porque se está reconociendo el gran esfuerzo del Plantel, para lo cual contamos con un plan de implementación importante”, indicó la vicerrectora.

 

Compromiso de la U. de Santiago

 

El proceso para consolidar la certificación comenzó el año 2008, cuando el programa RSU realizó el primer informe de sustentabilidad. Un año después, el Plantel junto a otras universidades comenzaron un trabajo enfocado en promocionar la Educación Ambiental y crear instrumentos de gestión ambiental.

El profesor Santiago Peredo Parada, director alterno del Programa de RSU, se refirió a los primeros pasos del Plantel en la iniciativa. “Tenemos el honor de decir que la U. de Santiago dio origen al APL, en el año 2009, cuando se firma el protocolo Campus Sustentable. En ese entonces se generó la idea de trabajar en dos ámbitos: educación y gestión. En este último, cuando Conama estaba pasando a convertirse en Ministerio de Medio Ambiente, firmamos un consorcio entre cuatro universidades, quienes lideramos este proceso los primeros dos años”, explicó.

De esta manera, la Universidad definió cinco unidades académicas, que consiguieron cumplir el 100% de medidas comprometidas: la Facultad de Administración y Economía, la Facultad Tecnológica, el Departamento de Ingeniería Geográfica, la Escuela de Arquitectura y el Programa de Bachillerato.

Entre las medidas empleadas para lograr la certificación, destaca la creación del Diplomado en Educación para el Desarrollo Sustentable, que el año 2015 fue premiado a nivel internacional por la Red de Educación Continua de América Latina y Europa, RECLA.

Además, se consolidó el cambio de luminarias antiguas por LED, se fijaron puntos limpios, se continuó con la promoción de educación ambiental, se definió la implementación de una plaza activa para hacer ejercicios, se recopilaron materiales en desuso para reciclaje, entre otros.

En cuanto a los desafíos futuros que espera al Plantel, el ministro Marcelo Mena, dijo esperar que se trate de la primera piedra tangible en la materia. “Hay que educar para la sustentabilidad; generar profesionales nuevos que sean capaces de enfrentar los retos de un planeta que no tiene recursos infinitos, y tiene desafíos como el cambio climático, lo que requiere de profesiones distintas que estén preparadas para esto”, indicó el secretario de Estado.

Mientras que para el director de RSU, Santiago Peredo, la Universidad queda con dos desafíos claves. “Primero, las cinco unidades que se certificaron en nuestro caso, tienen tres años para renovar, que es igual que un proceso de calidad o acreditación y que se debe mantener en el tiempo. El segundo gran desafío que es mayor, es sumar nuevas unidades y conseguir que el campus sea sustentable”, manifestó.

 

Logros alcanzados por el Consorcio

 

Sólo 14 de 22 entidades que iniciaron el proceso lograron obtener la certificación, entre ellas, la Universidad de Santiago, la Universidad de Chile, la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, la Escuela Naval Arturo Prat, la Universidad Austral de Chile, la Universidad de Playa Ancha, la Universidad de Los Lagos, la Universidad Tecnológica Metropolitana, la Universidad Católica del Norte, la Universidad de Antofagasta, la Universidad de Talca, la Universidad del Bio Bío y la Universidad de Magallanes.

Gracias al trabajo realizado en conjunto y según datos otorgados por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, se alcanzaron importantes indicadores en materia de gestión de recursos, estimándose ahorros en energía por $300 millones y en consumo de agua por $170 millones. Además, las instituciones reciclaron 230 toneladas de residuos sólidos,  invirtieron más de $600 millones en eficiencia energética e hídrica y disminuyeron un total de 7.438 toneladas de emisiones de CO2 equivalente.

Así, la inclusión de materias de sustentabilidad en cursos optativos creció en un 33%, lo que significó 508 asignaturas con 21.707 alumnos inscritos, y el número de proyectos de investigación se elevó en un 93%, con 160 proyectos. Además, los programas de extensión en materias de producción limpia y sustentabilidad registraron un incremento del 80%, alcanzando más de 33 mil beneficiarios.

Por su parte, el director ejecutivo de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, Juan Ladrón de Guevara, aseguró que ésta es una experiencia inédita en el país que permitió resultados notables en gestión de recursos y capacitación.

“La certificación es un aval y un estímulo para que las universidades sigan integrando estas dimensiones porque creemos que pueden ayudar al país entero a abordar de manera estructural los desafíos y cambios radicales en la economía y los procesos de transformación en todos los ámbitos. Creemos que las universidades debieran ser las que iluminen ese escenario y nos orienten, sobre todo al gobierno, sobre cuáles son los pasos que tenemos que dar”, concluye el director ejecutivo.

“Cuando la necesidad es habitar con sensibilidad, existe sustentabilidad arquitectónica”

“Cuando la necesidad es habitar con sensibilidad, existe sustentabilidad arquitectónica”

El arquitecto catalán, Dr. Alfonso Soldevila, expuso sobre la sustentabilidad arquitectónica, revalorizando materiales como la totora y la piedra, y planteando que se debe reciclar lugares para acoger viviendas, algunos tan insólitos como las estructuras viales.

 

La sustentabilidad arquitectónica es posible en todos los casos, sostuvo el arquitecto catalán Dr. Alfonso Soldevila, durante la conferencia que dictó ayer (21) a profesores y estudiantes de la Escuela de Arquitectura.

Durante su charla, el profesor Soldevila hizo un recorrido por diversas culturas, para explicar la multiplicidad de materiales disponibles para levantar estructuras habitables. Sostuvo que hoy una buena cantidad de construcciones subsisten con escaso uso público y menor uso particular, preguntándose ¿cómo convertir una construcción obsoleta en una vivienda? En ese sentido, relevó la importancia de la totora en las construcciones de viviendas, islas y naves de los habitantes del lago Titicaca, en el altiplano sudamericano. Además, mostró construcciones en roca en diversos lugares de Europa, Asia y África; como los acueductos en Francia o la muralla China.

"La estructuras viales también pueden ser usadas para viviendas", enfatizó el arquitecto. Ejemplificó con el Metro de Londres, que sirvió de refugio y vivienda y lugar para fabricar armas, durante la Segunda Guerra Mundial. El profesor Soldevila -quien ofrecerá hasta mañana seminarios y charlas a los estudiantes de la Escuela de Arquitectura-, está en Chile participando del cierre del proyecto Mecesup, "Perfilamiento de la Sustentabilidad Ambiental en la formación del arquitecto chileno", en el que participan profesores de las escuelas de nuestra Universidad, de la Federico Santa María de Valparaíso, La Serena y de Talca, el que se clausura este jueves en esta última ciudad.

“Cuando la necesidad es habitar con sensibilidad, existe sustentabilidad arquitectónica”

“Cuando la necesidad es habitar con sensibilidad, existe sustentabilidad arquitectónica”

El arquitecto catalán, Dr. Alfonso Soldevila, expuso sobre la sustentabilidad arquitectónica, revalorizando materiales como la totora y la piedra, y planteando que se debe reciclar lugares para acoger viviendas, algunos tan insólitos como las estructuras viales.

 

La sustentabilidad arquitectónica es posible en todos los casos, sostuvo el arquitecto catalán Dr. Alfonso Soldevila, durante la conferencia que dictó ayer (21) a profesores y estudiantes de la Escuela de Arquitectura.

Durante su charla, el profesor Soldevila hizo un recorrido por diversas culturas, para explicar la multiplicidad de materiales disponibles para levantar estructuras habitables. Sostuvo que hoy una buena cantidad de construcciones subsisten con escaso uso público y menor uso particular, preguntándose ¿cómo convertir una construcción obsoleta en una vivienda? En ese sentido, relevó la importancia de la totora en las construcciones de viviendas, islas y naves de los habitantes del lago Titicaca, en el altiplano sudamericano. Además, mostró construcciones en roca en diversos lugares de Europa, Asia y África; como los acueductos en Francia o la muralla China.

"La estructuras viales también pueden ser usadas para viviendas", enfatizó el arquitecto. Ejemplificó con el Metro de Londres, que sirvió de refugio y vivienda y lugar para fabricar armas, durante la Segunda Guerra Mundial. El profesor Soldevila -quien ofrecerá hasta mañana seminarios y charlas a los estudiantes de la Escuela de Arquitectura-, está en Chile participando del cierre del proyecto Mecesup, "Perfilamiento de la Sustentabilidad Ambiental en la formación del arquitecto chileno", en el que participan profesores de las escuelas de nuestra Universidad, de la Federico Santa María de Valparaíso, La Serena y de Talca, el que se clausura este jueves en esta última ciudad.

“Cuando la necesidad es habitar con sensibilidad, existe sustentabilidad arquitectónica”

“Cuando la necesidad es habitar con sensibilidad, existe sustentabilidad arquitectónica”

El arquitecto catalán, Dr. Alfonso Soldevila, expuso sobre la sustentabilidad arquitectónica, revalorizando materiales como la totora y la piedra, y planteando que se debe reciclar lugares para acoger viviendas, algunos tan insólitos como las estructuras viales.

 

La sustentabilidad arquitectónica es posible en todos los casos, sostuvo el arquitecto catalán Dr. Alfonso Soldevila, durante la conferencia que dictó ayer (21) a profesores y estudiantes de la Escuela de Arquitectura.

Durante su charla, el profesor Soldevila hizo un recorrido por diversas culturas, para explicar la multiplicidad de materiales disponibles para levantar estructuras habitables. Sostuvo que hoy una buena cantidad de construcciones subsisten con escaso uso público y menor uso particular, preguntándose ¿cómo convertir una construcción obsoleta en una vivienda? En ese sentido, relevó la importancia de la totora en las construcciones de viviendas, islas y naves de los habitantes del lago Titicaca, en el altiplano sudamericano. Además, mostró construcciones en roca en diversos lugares de Europa, Asia y África; como los acueductos en Francia o la muralla China.

"La estructuras viales también pueden ser usadas para viviendas", enfatizó el arquitecto. Ejemplificó con el Metro de Londres, que sirvió de refugio y vivienda y lugar para fabricar armas, durante la Segunda Guerra Mundial. El profesor Soldevila -quien ofrecerá hasta mañana seminarios y charlas a los estudiantes de la Escuela de Arquitectura-, está en Chile participando del cierre del proyecto Mecesup, "Perfilamiento de la Sustentabilidad Ambiental en la formación del arquitecto chileno", en el que participan profesores de las escuelas de nuestra Universidad, de la Federico Santa María de Valparaíso, La Serena y de Talca, el que se clausura este jueves en esta última ciudad.

Suscribirse a RSS - Sustentabilidad