RSU

Español

U. de Santiago inicia elaboración de su X Reporte de Sostenibilidad

U. de Santiago inicia elaboración de su X Reporte de Sostenibilidad

Con un enfoque más participativo que incluya a toda la comunidad que se relaciona directa e indirectamente con nuestro Plantel, el Programa de Responsabilidad Social Universitaria (RSU), dependiente de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio (ViME), comienza un nuevo proceso para elaborar el Reporte de Sostenibilidad.
 
El documento de carácter anual que permite a nuestra Institución dar cuenta de manera voluntaria de sus impactos sociales, ambientales y económicos, busca dar cumplimiento desde el año 2008 a los lineamientos de Global Reporting Initiative (GRI), siendo la primera Institución Superior en América Latina en adherir a esta iniciativa y transparentar su quehacer institucional. 
 
En su décima versión, el Reporte en el que participa el Consejo RSU y que reúne indicadores en diversas áreas, buscará aumentar la participación de los grupos de interés, ampliar el conocimiento sobre el instrumento por parte de la comunidad universitaria, y ser utilizado como insumo para seguir avanzando hacia un Campus Sustentable. 
 
Al respecto, el director alterno del Programa RSU, Dr. Carlos Muñoz Parra, asegura que en este nuevo informe “se busca generar una línea base que nos permita obtener mejoras en el proceso de trabajo, en todos los aspectos de la Universidad: Academia, extensión, investigación y vinculación con el medio, y no solo un indicador”, sostiene.
 
En la misma línea, la Secretaria Ejecutiva del Programa, Georgina Durán Lorca indica que  “la idea es potenciar los impactos positivos e identificar y minimizar losaspectos en los que estamos al debe. Por otra parte, declarar lo que estamos haciendo al respecto, que es la manera en que nuestra Institución se hace cargo”. 
 
Nuevo proceso y proyecciones
 
Con miras a consolidar una gestión sostenible, responsable, que dé respuesta a las exigencias y desafíos de la sociedad actual, y en el marco de sus principios de probidad y transparencia, la U. de Santiago asumió el desafío de renovar la generación del Reporte de Sostenibilidad anual.
 
En ese contexto, el área de RSU informó que el nuevo proceso busca transformar el actual documento en una herramienta de gestión que sirva de insumo para las autoridades universitarias en la toma de decisiones y para la comunidad en general en el desarrollo de sus acciones. 
 
Para ello, el Programa trabaja con la consultora Kellun, con experiencia en certificación de estándares. 
 
Según explica la secretaria ejecutiva, en primera instancia contactarán a actores claves de la comunidad universitaria para realizar entrevistas personales respecto a las necesidades del Plantel, que “junto a informes de otras Instituciones y los documentos Institucionales que nos rigen, permitirán enfocar el análisis y los grupos de interés que deberán reportar los impactos en este nuevo informe”.
 
Por otra parte, el GRI, como Institución independiente que desde el año 2000 otorga lineamientos a miles de Instituciones para informar públicamente sobre sus impactos en la economía, el medio ambiente y la sociedad, cambió su tradicional metodología G4 para mejorar aún más la calidad y la facilidad de uso de las directrices, dando paso a Estándares de Informes de Sustentabilidad de GRI.
 
Los nuevos estándares consideran una estructura basada en módulos interrelacionados, lo que permitirá al organismo más flexibilidad a la hora de actualizar cada uno de los temas e incluso añadir nuevos. Además, hacen una distinción más clara entre lo que debe ser reportado, lo que es recomendable y lo que es solo guía. 
 
En tanto, la Secretaria Ejecutiva sostiene que “el reporte 2017, será un informe tipo puente que nos permita trabajar en lo que queremos el 2018 (para que sea utilizado como insumo a comienzos del 2019). Queremos que sea más participativo e incorporar a distintos actores con quienes nos vinculamos interna y externamente”, puntualiza. 
 

Convocan a comunidad universitaria a pensar un Campus Sustentable

Convocan a comunidad universitaria a pensar un Campus Sustentable

La Organización de Naciones Unidas (ONU) estableció el 5 de junio como el Día Mundial del Medio Ambiente. Este se celebra cada año desde 1974, en conmemoración a la fecha en que se inició la Conferencia de Estocolmo en 1972.

En ese contexto, desde el Área de Medio Ambiente del Programa de Responsabilidad Universitaria (RSU) surgió la iniciativa de recoger las ideas de la misma comunidad del Plantel a través de la instalación de un mural.

De esta manera, en el Patio de la Escuela de Artes y Oficios, un grupo de voluntarios y voluntarias invitaba a quienes transitaban por el lugar a responder la pregunta “¿Cómo soñamos nuestro Campus Sustentable?”.

Pese a las bajas temperaturas, la motivación y participación de las personas permitió llenar el mural con mensajes y sueños del estudiantado, académicos, académicas y comunidad.

“Una vez recogidas las sugerencias, sistematizaremos la información para promover acciones, como posibles proyectos ya sea desde el Programa o transferir a alguna unidad académica o administrativa que pueda potenciar la idea”, sostiene la Secretaria Ejecutiva del Programa RSU, Georgina Durán Lorca.

No obstante, la profesional destacó que desde su constitución, el Programa ha trabajado temáticas medioambientales y ha promovido acciones, por lo mismo, esto va en la línea de lo que se ha hecho en los últimos años.

Durán además resaltó la labor de las personas voluntarias, principalmente estudiantes, quienes colaboran con las iniciativas de manera proactiva y comprometida. “Estamos muy vinculados a los estudiantes, es probable que sigamos generando acciones conjuntas y promoviendo actividades dentro de nuestra comunidad”, agrega.

Una de las voluntarias fue Vania Barraza López, estudiante de cuarto año de Administración Pública, quien afirmó que “a medida que uno va conociendo los problemas medioambientales, finalmente te insertas en la problemática, te das cuenta que eres parte de eso y también debemos democratizar el conocimiento en torno a nuestras experiencias”.

María Ignacia, de primer año de Ingeniería Ambiental, enfatiza que actividades como esta “son de gran importancia, sobre todo porque apuntan a una sociedad sustentable y como estudiantes, debemos ser agentes de cambio en el país”.

Con diversas actividades U. de Santiago se suma al Día Mundial del Reciclaje

Con diversas actividades U. de Santiago se suma al Día Mundial del Reciclaje

Recolección de materiales reciclables en la Universidad y su entorno, juegos didácticos y la exposición del documental “A Plastic Ocean”, fueron parte de las actividades organizadas por el Programa de Responsabilidad Social Universitaria de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio de la U. de Santiago, para conmemorar el Día Mundial del Reciclaje.

En su cuarta versión, la iniciativa que cada año busca sensibilizar a la comunidad interna y externa, se extendió entre el 17 al 25 de mayo, y contó con la co-organización de la Vocalía de Medio Ambiente de la Federación de Estudiantes y el Centro de Estudiantes de Ingeniería Mecánica. De la instancia participaron más de 30 estudiantes voluntarios de distintas carreras, así como funcionarios y administrativos, actividades que fueron calificadas como exitosas por la secretaria ejecutiva del programa RSU, Georgina Durán Lorca.

En tanto, explica que tras la firma del Acuerdo de Producción Limpia, al que adhiere desde el año 2011 nuestra Institución, el desafío es lograr un Campus Sustentable. “Se trata de un área prioritaria para el Plantel, al ser una de las dimensiones que rigen la RSU, en virtud de los impactos que la Universidad tiene en el contexto medio ambiental”, indica.

Programa
La campaña se enmarca dentro de la conmemoración del Día Internacional del Reciclaje que se celebra cada 17 de mayo, luego que la UNESCO lo declarara el año 2005 con el objetivo de concientizar a la sociedad sobre cómo tratar los desechos para no contribuir al cambio climático y así proteger al medio ambiente.

En ese contexto, la Semana del Reciclaje fue inaugurada con la exhibición del documental “A Plastic Ocean” en el edificio ViMe y contó con una reflexión participativa a cargo del Dr. René Garrido Lazo, de la Facultad de Ingeniería. Sobre la actividad, la vocal de Medio Ambiente de la Federación de Estudiantes, Isidora Abasolo Farfán, sostuvo que, “a través del documental pudimos tomar consciencia del uso del plástico en la sociedad, y dar cuenta como Universidad de que estamos interesados en cambiar eso”, sostiene.

El programa continuó el miércoles 23, con una jornada de recolección de material reciclable en el frontis de la Universidad, y el jueves 24 con una recolección en instituciones que conforman la mesa territorial en que la Universidad participa, entre éstos: Casa de Moneda de Chile, Museo Artequin, la Dirección Meteorológica de Chile, el Museo Nacional de Historia Natural, el Jardín Infantil y Sala Cuna de Villa Portales, y el Centro Cultural Social y Deportivo América Latina. En ambas jornadas participaron voluntarios de distintas carreras de la Universidad, quienes recibieron papel blanco, diarios, libros, revistas, cartones, latas de aluminio, botellas de plásticos, ropa y zapatos usados.

El material fue reunido en contenedores facilitados por Gestión del Campus y el Centro de Estudiantes de Mecánica, y trasladado por el Punto Verde Móvil a un lugar de retiro asignado para Recicladores de Base, quienes se encargarán de su reutilización. La iniciativa contó además con el apoyo de la Municipalidad de Estación Central para retirar los productos.

Mientras que la disposición final se realizará en Comercial Río Aconcagua Spa. En la oportunidad, Vania Barraza López, estudiante de Administración Pública y una de las ejecutoras del Punto Verde Móvil -que fue creado el 2017 en el marco del Primer Encuentro Campus Sustentable- comentó que con esta actividad el carro-triciclo comenzó formalmente su marcha blanca.

“La idea de nuestra propuesta, es ir educando a la comunidad universitaria respecto a la recolección, y cómo dividir nuestros residuos”, comenta. El programa finalizó con actividades para niños del Jardín Infantil de nuestra Universidad, quienes participaron del mini taller de reciclaje: "esta actividad hace feliz o triste al planeta tierra", donde el programa RSU distinguió su participación.

Culmina curso de idioma español orientado a haitianos en Chile

Culmina curso de idioma español orientado a haitianos en Chile

Con muestras de afecto hacia nuestro país de parte de los estudiantes, se dio término al curso “Enseñanza de Español para Haitianos: Promoción de Derechos Mediante el Aprendizaje de la Lengua” versión 2017, una iniciativa del Departamento de Lingüística y Literatura en conjunto con RSU de la Facultad de Humanidades, que pretende poner en valor la inclusión de personas de nacionalidad haitiana en Chile.

En palabras del Decano de la Facultad de Humanidades, Dr. Marcelo Mella  “Los temas de nuestro país son nuestros temas, y cuando decimos que la Universidad de Santiago tiene un sentido de lo público no es solo una expresión publicitaria o retórica, si no que efectivamente en cada una de las áreas misionales de nuestra Casa de Estudios está presente esta mirada que revindica el rol de la universidad estatal para la construcción de una mejor sociedad”.

En el mismo sentido, el Director del curso Español para Haitianos, Dr. Manuel Rubio, señaló que el origen de esta iniciativa se conjugó en el encuentro de un grupo de estudiantes de Pedagogía en Castellano y la Escuela de Enfermería “Estaban haciendo su práctica inicial y por una demanda social que surgió en un Cesfam, se pudo revelar una cantidad enorme de haitianos que no hablaban el español, por lo que era muy difícil que accedieran a los servicios de salud. A partir de esto el (DLL) tuvo la idea de realizar este trabajo de responsabilidad social en nuestra Universidad, asumiendo el problema de lo que significa enseñar la lengua bajo un enfoque de derechos”.

La Vicerrectora de Vinculación con el Medio, Dra. Karina Arias, manifestó su satisfacción por el desarrollo de este curso y  los resultados que se han logrado con los ciudadanos haitianos “Esta es una de las actividades que fue ganadora del Premio a la Bidireccionalidad, porque es justamente lo que queremos relevar y difundir entre la comunidad universitaria y el entorno, que sea una contribución a la enseñanza y formación de los estudiantes, pero también solucionar problemas de los actores sociales que se desenvuelven en el territorio”.

Agradecimientos, canto y poesía

La ceremonia de cierre fue muy especial dado que los estudiantes haitianos demostraron a través de la cultura todo lo aprendido en estos meses de aprendizaje.

Partieron por reconocer el trabajo de los profesores Manuel y Raquel Rubio, de los monitores Valentina Fernández, Javiera Villanueva, Natividad Armijo, Noemí Huinca, Génesis Gallardo, Fernando Muñoz y de la Encargada RSU – FAHU, Tamara Madariaga.

La estudiante haitiana Veberdre Alexandre, recitó  la obra “Nada permanece tanto como el llanto” del vate haitiano Jacques Viau y posteriormente, el curso en su totalidad, interpretó la canción “Si Somos Americanos” del recordado músico nacional Rolando Alarcón.

El Decano Mella cerró el acto  señalando lo siguiente “Felicito a los compañeros haitianos que han tomado este curso con nosotros y creemos que lo primero que debemos decir desde el Decanato de la Facultad de Humanidades, es que esto debe continuar en el tiempo y debe expandirse a otros inmigrantes que necesiten de nuestro apoyo”.

Sueños de Inmigrantes Haitianos

Veberdre Alexandre

“El curso me ha servido mucho porque he aprendido a comunicarme sin vergüenza y eso me ayudó a tener nuevas amistades y lo he pasado bien aprendiendo español. Me gustaría seguir estudiando, pero para eso primero uno tiene que tener la oportunidad, si fuera así, me gustaría estudiar Contabilidad”.

Robinson Charles

“El curso es muy importante para mí, porque antes yo no podía hablar nada en español y ahora mi español es un poquito mejor gracias a las clases. Mi idea es entrar a la Universidad de Santiago a estudiar Ciencia Política”.

Pierre Lorentz Lubin

“Este curso ha sido bueno para mí y también para mis amigos porque nos ayudan a hablar mejor el español. Ahora puedo conversar, puedo laburar y también nos aceptan más. Quiero entrar a un nuevo curso para mejorar mi español y después ver cómo hacerlo para estudiar la carrera de Técnico en Enfermería.

Relevantes avances en equidad de género revela IX Reporte de Sostenibilidad del Plantel

Relevantes avances en equidad de género revela IX Reporte de Sostenibilidad del Plantel

El pasado miércoles (27), en el Salón de Honor, se realizó la ceremonia de presentación del IX Reporte de Sostenibilidad 2016, elaborado por el Programa de Responsabilidad Social Universitaria, perteneciente a la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio.

En la ocasión se exhibieron los avances y desafíos del Plantel en su desempeño económico, ambiental y social, entre otros aspectos relevantes.

Este documento se enmarca en el compromiso que adquirió la Corporación con el principio de probidad y transparencia, además busca dar cumplimiento a los lineamientos del Global Reporting Initiative (GRI) a la que se adhirió de manera voluntaria en 2008.

El reporte de sostenibilidad considera lineamientos provistos por el GRI, contemplando información general de la universidad en cuanto a su desempeño, estrategia, estructura de gobierno, valores y otras materias.

Avances de la U. de Santiago

El Rector, Dr. Juan Manuel Zolezzi Cid, presidió la ceremonia y detalló los avances de nuestra Casa de Estudios en materia de Responsabilidad Social. En ese sentido remarcó que los últimos años han sido históricos para Chile y la comunidad universitaria ha vivido una serie de hechos de gran relevancia para nuestro futuro, los que impactantes a todos sus integrantes.

“Ha habido diversos debates y profundas reflexiones de distintos sectores sociales de cómo implementar el sueño de muchos y muchas: una educación gratuidad, de calidad e inclusiva”, profundizó el rector.

Aseguró que lograr este sueño sin duda significa dar un tremendo paso en la construcción de una sociedad más justa.  “Si bien llevar a la práctica esta convicción que tenemos de nuestro actuar cotidiano no ha sido fácil, hemos avanzado mucho”, agregó.

De acuerdo a los datos de la División de Educación Superior del Mineduc, 7.764 estudiantes de la Universidad de Santiago fueron beneficiados con la gratuidad el 2016, lo que corresponde al 35% del total del estudiantado. Este año la cifra se elevó a los 9.314. El Dr. Zolezzi puntualizó que el Plantel seguirá adscrito al sistema de gratuidad de la educación superior, ejerciendo un liderazgo respecto a este derecho.

En tanto, y en la convicción de entregar oportunidades para dar un mejor futuro a los jóvenes vulnerables que tienen talento académico, la Universidad ha sido un ejemplo nacional con el programa Propedéutico, el que se transformó en política de Estado a través del PACE.

Asimismo han destacado por su impacto nacional iniciativas como el Ranking de Notas y el Programa de Educación Pedagógica Temprana, que tienen el mismo objetivo.

Sin embargo, el Rector aclaró que la gratuidad universitaria no es la única meta que tiene el Plantel en términos de inclusión, ya que “en nuestra casa de estudios todavía existen brechas de género que muchas veces son invisibilizadas y naturalizadas”.

“Para responder a este desafío nos hemos propuesto disminuir estas brechas en la gestión institucional. El año anterior se creó el Área de Género, Equidad y Diversidad, con el propósito de ampliar las perspectivas y horizontes futuros, direccionando los esfuerzos en consonancia con la agenda internacional y bajo la estrategia de la transversalización de género de nuestra institución”, explicó.

Este año la institución avanzó en la elaboración de un diagnóstico y protocolo de política institucional de prevención, sanción y reparación respecto de este tema.

Por otro lado, la inclusión de personas con capacidades diferentes, es también relevante para la Universidad de Santiago, razón por la que el programa PAIEP implementó el diseño del acompañamiento para el acceso, permanencia y titulación oportuna de estudiantes con talento académico y situación de discapacidad. En esa línea, en 2016 ingresaron 17 estudiantes con capacidades diferentes al Plantel, y de ellos, dos lo hicieron a través del Programa.

En materia de generación de conocimiento, en 2016 la Universidad se ubicó en el tercer lugar del Ranking de Solicitudes de Patentes del Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INAPI) y se creó la política institucional de incentivo a las publicaciones científicas y académicas. De hecho las publicaciones de la institución aumentaron cerca de un 12% en relación al 2015. De ellas casi un tercio fueron lideradas por mujeres.

Además hay que destacar que en el 2016 fueron 129 los proyectos de investigación liderados por mujeres que contaron con financiamiento interno, un 6% más que el periodo anterior.

Asimismo, en 2016 se puso en marcha una serie de iniciativas reconocidas con el Sello RSU, distinción que se otorga a proyectos en funcionamiento que son liderados por universitarios, docentes y ex alumnos que reflejan el espíritu y compromiso de los estudiantes.

El Rector enfatizó que si bien el Programa RSU está constituido formalmente en la Universidad, cambiar la cultura es algo que se logrará con tiempo y paciencia. “Vamos en el noveno reporte y queremos que esto siga funcionando, ya que es parte del quehacer propio de una institución de educación superior y su gestión en materia de estudiantes, investigación, docencia y vinculación con el medio”, afirmó el Dr. Zolezzi.

Reporte y énfasis en género

El director alterno del Consejo de Responsabilidad Social Universitaria, Dr. Carlos Muñoz Parra, dio cuenta de los principales avances y desafíos de este noveno Reporte de Sostenibilidad, correspondiente al año 2016.

Entre los avances hallados en el informe, está el reciclaje, los operativos médicos a sectores vulnerables, cuidado del medio ambiente, inclusión y acceso universitario, equidad de género, programa PACE, educación de calidad e inclusión.

“Hay un énfasis en temas de género, instalándose de hecho una persona encargadas en temas de género en el Programa RSU, redundando en varias actividades de externalización, lo que es un tema pendiente”, indicó el Dr. Muñoz, así como la realización de la Semana de la No Violencia contra las Mujeres.

Sobre los desafíos que tiene la Universidad, la equidad de género sigue siendo una prioridad, además de la inclusión de personas en situación de discapacidad, pueblos originarios; la investigación y vinculación, es decir, levantar indicadores de investigación con impacto social en los territorios; medio ambiente (sistematizar información respecto de las toneladas recicladas de cada unidad académica) y derechos humanos, esto es, sistematizar información respecto a actividades relacionadas a la temática.

No obstante, tras entregar este documento, el Programa RSU ya prepara la construcción del reporte 2017 y para ello aseguran que es necesario revisar los indicadores actuales, generar estrategias para aumentar la participación de los grupos de interés (estudiantes, funcionarios, académicos) en los talleres de definición de la materialidad), y revertir el escaso conocimiento del instrumento por parte de la comunidad universitaria.

El objetivo de elaborar estos reportes es evaluar y emprender vuelo dentro de lo que significa el compromiso social de la Universidad en pro del desarrollo de un campus sustentable.

“La decisión voluntaria del Plantel de transparentar sus actividades de responsabilidad social reflejan el respeto y valoración hacia la amplia gama de grupos de interés con los que relaciona sus actividades universitarias”, remarcó Muñoz.

El directivo además aseveró que a nivel nacional, solo hay tres universidades del sector público que realicen este reporte anualmente y tres del sector privado. Muñoz también señaló que el reporte permite a nuestra institución establecer comparaciones respecto a lo que ocurre en el mundo en la situación de un campus sustentable. “Esto constituye una mirada prospectiva en relación a cómo queremos avanzar como universidad responsable”, puntualizó el director.

La ceremonia finalizó con la entrega del documento a autoridades del gobierno central, y a los representantes de las distintas unidades académicas y administrativas del Plantel.

Plantel certifica a cinco unidades sustentables en ceremonia del 7° aniversario del Programa de RSU

Plantel certifica a cinco unidades sustentables en ceremonia del 7° aniversario del Programa de RSU

La institucionalización de las temáticas de género, la implementación de un Protocolo de Colaboración Interuniversitaria, la adscripción al Acuerdo de Producción Limpia- Campus Sustentable, la entrega del reconocimiento del sello RSU y el Reporte anual de Sostenibilidad Universitario, son algunos de los hitos más importantes que ha implementado el Programa de Responsabilidad Social Universitaria (RSU) desde su creación, en la U. de Santiago.

Actualmente, transcurridos 9 años desde su institucionalización, y 7 desde la creación formal del programa, se observa como una propuesta de responsabilidad social fortalecida, que posee como labor principal conducir a la Institución hacia el fomento de una ciudadanía responsable, en armonía con los valores institucionales, tales como respecto a las personas, diversidad y pluralismo, cooperación e inclusión, y RSU.

Así lo manifestó el Rector de nuestra Casa de Estudios, Dr. Juan Manuel Zolezzi Cid durante la ceremonia de celebración del 7° aniversario desde la creación del programa, realizada este martes en el Salón de Honor del Plantel, en la que participaron las principales autoridades académicas del Plantel, funcionarios y estudiantes.

“El Programa se ha consolidado al interior de la Universidad, y cuenta con resultados satisfactorios, que permiten el tránsito de la U. de Santiago por la senda de un futuro sustentable”, afirma.

En la instancia, la máxima autoridad del Plantel sostuvo que la iniciativa ha sido un gran aporte para la Universidad. “Creo que efectivamente ha dado muchos buenos resultados para la Institución. Hoy, el nivel que la Universidad luce para el compromiso social, responsabilidad social y sostenibilidad, es envidiable por cualquier otra, por lo tanto, nos aporta su trabajo y experiencia, pero nos queda toda una experiencia mancomunada para mejorar”, sostiene.

Institucionalizando valores

La unidad, dependiente de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio, surge como respuesta y continuidad al sello histórico de compromiso social que caracteriza al Plantel, con la idea de responsabilizarse de todas las acciones que realiza y sus efectos, en cuanto a la gestión de los impactos que produce, con el objetivo de conseguir el bienestar general de la sociedad.

El Programa parte con la Creación de la Comisión de RSU durante el 2008, que tuvo como propósito diseñar y acordar la estrategia de RSU institucional, lo que permitió avanzar hacia su consolidación, siendo creado el 25 de agosto del año 2010.

Actualmente, la unidad se organiza en tres áreas de trabajo: el Área de Formación Ciudadana y Proyectos con la Comunidad; Área de Género, Equidad y Diversidad; y Área de Campus Sustentable y Gestión Ambiental.

Para la Vicerrectora de Vinculación con el Medio, Dra. Karina Arias Yurisch, el Programa ha permitido ampliar el debate respecto a cómo colaborar de manera mancomunada por el bienestar general, ampliando la percepción de las problemáticas para hacerse cargo de ellas.

“Si bien, en un inicio estuvo muy ligado a la idea de formación ciudadana, esto se ha ido ampliando a una lógica de equidad social, medioambiental, sustentabilidad, género, diversidad, derechos sociales, entre otros, que nos ha permitido complejizar nuestro propio trabajo y también asumir desafíos con este concepto de desarrollo de un campus sustentable, donde hay que generar consistencia entre nuestras acciones”, sostiene.

La Responsabilidad Social de la U. de Santiago

Durante la ceremonia, el director alterno del Programa de RSU, el académico Santiago Peredo Parada, se refirió a los aportes y desafíos del proyecto, que actualmente se vincula y colabora con más de 40 iniciativas de Responsabilidad Social de la U. de Santiago.

En su balance, destacó la implementación del Protocolo de Colaboración Interuniversitaria, que generó dos grandes hitos: La implementación del Diplomado en Educación para el Desarrollo Sustentable, reconocido el año 2015 con la Mención Honrosa del premio a la Ciudadanía Global, entregado por la Fundación MacJannet, siendo la única experiencia latinoamericana premiada entre 61 postulaciones; y por otra parte, la instalación del Acuerdo de Producción Limpia-Campus Sustentable, que permite  a la Universidad posicionarse como una de las 14 universidades en el país que avanza en su campus sustentable.

Entre otros hitos importantes, el encargado del Programa destacó la Entrega del reconocimiento del Sello RSU, que destaca a las iniciativas que reflejan el espíritu universitario de nuestra Casa de Estudios, y que ha distinguido a 38 iniciativas de la comunidad. Asimismo, destacó la institucionalización de las temáticas de género, también como un trabajo mancomunado y tri-estamental.

Tras la entrega del balance, el director alterno del Programa, destacó el apoyo de la Universidad. “Afortunadamente, partimos de la base que siempre hemos contado con el apoyo de las autoridades, y eso es fundamental e importante. Siempre ha habido interés de parte de las unidades académicas de incorporar estas temáticas. Sin embargo, aún resta articular mayores esfuerzos para hacer visibles las actividades que se están haciendo, y luego articularlas entre ellas”, manifiesta.

Además, desde al año 2008, la Universidad elabora anualmente el Reporte de Sostenibilidad Universitario bajo la metodología Global Reporting Initiative (GRI), siendo la primera Universidad de Latinoamérica que lo construyó ceñido a esta metodología.

Sello de RSU

Al finalizar la ceremonia,  el director alterno del programa, Santiago Peredo junto  a la secretaria ejecutiva, Ana Ortiz Landaeta, hicieron entrega de la publicación editada en el contexto de los siete años del Programa a las autoridades presentes: Rector Dr. Juan Manuel Zolezzi Cid; a la Vicerrectora Académica Dra. Patricia Pallavicini Magnere; a la Vicerrectora de Vinculación con el Medio, Dra. Karina Arias Yurish; al representante del Vicerrector de Investigación, Desarrollo e Innovación, Dr. Pablo Vera Villarroel, y a representantes de distintas unidades académicas.

Asimismo, el Rector entregó certificados de cumplimiento del Acuerdo de Producción Limpia a las unidades académicas que realizaron acciones orientadas a establecer un campus sustentable, reflejando el espíritu universitario de nuestra Casa de Estudios.

En la oportunidad fueron reconocidas: la Facultad de Administración y Economía, a través de su decano Dr. Jorge Friedmann Rafael; la Facultad Tecnológica, por medio del decano Dr. Julio González Candia; el Departamento de Ingeniería Geográfica, a través de su director Dr. Belfor Portal Valenzuela; la Escuela de Arquitectura, por medio del encargado de Vinculación con el Medio, el académico Carlos Muñoz Parra, y del programa de Bachillerato en Ciencias y Humanidades, representado por su subdirectora, la académica Eugenio Dos Santos.

Respecto al reconocimiento, el académico de la Escuela de Arquitectura, Carlos Muñoz Parra, sostuvo que como unidad comenzaron a trazar el trabajo con un programa del Ministerio de Educación de Enseñanza de la Sostenibilidad y sustentabilidad en la arquitectura,  adhiriendo inmediatamente al APL, cuando se creó el Programa de RSU.

Según explica, su adhesión surge porque: “nos parecía coherente con el discurso que estábamos teniendo, y coherente con la enseñanza que estábamos dando a nuestros estudiantes. Nos metimos al proceso, cumplimos todas las etapas, y asumimos más consciencia tanto desde académicos, funcionarios y estudiantes”, puntualiza.

Plantel certifica a cinco unidades sustentables en ceremonia del 7° aniversario del Programa de RSU

Plantel certifica a cinco unidades sustentables en ceremonia del 7° aniversario del Programa de RSU

La institucionalización de las temáticas de género, la implementación de un Protocolo de Colaboración Interuniversitaria, la adscripción al Acuerdo de Producción Limpia- Campus Sustentable, la entrega del reconocimiento del sello RSU y el Reporte anual de Sostenibilidad Universitario, son algunos de los hitos más importantes que ha implementado el Programa de Responsabilidad Social Universitaria (RSU) desde su creación, en la U. de Santiago.
Actualmente, transcurridos 9 años desde su institucionalización, y 7 desde la creación formal del programa, se observa como una propuesta de responsabilidad social fortalecida, que posee como labor principal conducir a la Institución hacia el fomento de una ciudadanía responsable, en armonía con los valores institucionales, tales como respecto a las personas, diversidad y pluralismo, cooperación e inclusión, y RSU.
Así lo manifestó el Rector de nuestra Casa de Estudios, Dr. Juan Manuel Zolezzi Cid durante la ceremonia de celebración del 7° aniversario desde la creación del programa, realizada este martes en el Salón de Honor del Plantel, en la que participaron las principales autoridades académicas del Plantel, funcionarios y estudiantes.
“El Programa se ha consolidado al interior de la Universidad, y cuenta con resultados satisfactorios, que permiten el tránsito de la U. de Santiago por la senda de un futuro sustentable”, afirma.
En la instancia, la máxima autoridad del Plantel sostuvo que la iniciativa ha sido un gran aporte para la Universidad. “Creo que efectivamente ha dado muchos buenos resultados para la Institución. Hoy, el nivel que la Universidad luce para el compromiso social, responsabilidad social y sostenibilidad, es envidiable por cualquier otra, por lo tanto, nos aporta su trabajo y experiencia, pero nos queda toda una experiencia mancomunada para mejorar”, sostiene.


Institucionalizando valores


La unidad, dependiente de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio, surge como respuesta y continuidad al sello histórico de compromiso social que caracteriza al Plantel, con la idea de responsabilizarse de todas las acciones que realiza y sus efectos, en cuanto a la gestión de los impactos que produce, con el objetivo de conseguir el bienestar general de la sociedad.
El Programa parte con la Creación de la Comisión de RSU durante el 2008, que tuvo como propósito diseñar y acordar la estrategia de RSU institucional, lo que permitió avanzar hacia su consolidación, siendo creado el 25 de agosto del año 2010.
Actualmente, la unidad se organiza en tres áreas de trabajo: el Área de Formación Ciudadana y Proyectos con la Comunidad; Área de Género, Equidad y Diversidad; y Área de Campus Sustentable y Gestión Ambiental.
Para la Vicerrectora de Vinculación con el Medio, Dra. Karina Arias Yurisch, el Programa ha permitido ampliar el debate respecto a cómo colaborar de manera mancomunada por el bienestar general, ampliando la percepción de las problemáticas para hacerse cargo de ellas.
“Si bien, en un inicio estuvo muy ligado a la idea de formación ciudadana, esto se ha ido ampliando a una lógica de equidad social, medioambiental, sustentabilidad, género, diversidad, derechos sociales, entre otros, que nos ha permitido complejizar nuestro propio trabajo y también asumir desafíos con este concepto de desarrollo de un campus sustentable, donde hay que generar consistencia entre nuestras acciones”, sostiene.


La Responsabilidad Social de la U. de Santiago


Durante la ceremonia, el director alterno del Programa de RSU, el académico Santiago Peredo Parada, se refirió a los aportes y desafíos del proyecto, que actualmente se vincula y colabora con más de 40 iniciativas de Responsabilidad Social de la U. de Santiago.
En su balance, destacó la implementación del Protocolo de Colaboración Interuniversitaria, que generó dos grandes hitos: La implementación del Diplomado en Educación para el Desarrollo Sustentable, reconocido el año 2015 con la Mención Honrosa del premio a la Ciudadanía Global, entregado por la Fundación MacJannet, siendo la única experiencia latinoamericana premiada entre 61 postulaciones; y por otra parte, la instalación del Acuerdo de Producción Limpia-Campus Sustentable, que permite  a la Universidad posicionarse como una de las 14 universidades en el país que avanza en su campus sustentable.
Entre otros hitos importantes, el encargado del Programa destacó la Entrega del reconocimiento del Sello RSU, que destaca a las iniciativas que reflejan el espíritu universitario de nuestra Casa de Estudios, y que ha distinguido a 38 iniciativas de la comunidad. Asimismo, destacó la institucionalización de las temáticas de género, también como un trabajo mancomunado y triestamental.
Tras la entrega del balance, el director alterno del Programa, destacó el apoyo de la Universidad. “Afortunadamente, partimos de la base que siempre hemos contado con el apoyo de las autoridades, y eso es fundamental e importante. Siempre ha habido interés de parte de las unidades académicas de incorporar estas temáticas. Sin embargo, aún resta articular mayores esfuerzos para hacer visibles las actividades que se están haciendo, y luego articularlas entre ellas”, manifiesta.
Además, desde al año 2008, la Universidad elabora anualmente el Reporte de Sostenibilidad Universitario bajo la metodología Global Reporting Initiative (GRI), siendo la primera Universidad de Latinoamérica que lo construyó ceñido a esta metodología.


Sello de RSU


Al finalizar la ceremonia,  el director alterno del programa, Santiago Peredo junto  a la secretaria ejecutiva, Ana Ortiz Landaeta, hicieron entrega de la publicación editada en el contexto de los siete años del Programa a las autoridades presentes: Rector Dr. Juan Manuel Zolezzi Cid; a la Vicerrectora Académica Dra. Patricia Pallavicini Magnere; a la Vicerrectora de Vinculación con el Medio, Dra. Karina Arias Yurish; al representante del Vicerrector de Investigación, Desarrollo e Innovación, Dr. Pablo Vera Villarroel, y a representantes de distintas unidades académicas.
Asimismo, el Rector entregó certificados de cumplimiento del Acuerdo de Producción Limpia a las unidades académicas que realizaron acciones orientadas a establecer un campus sustentable, reflejando el espíritu universitario de nuestra Casa de Estudios.
En la oportunidad fueron reconocidas: la Facultad de Administración y Economía, a través de su decano Dr. Jorge Friedman Rafael; la Facultad Tecnológica, por medio del decano Dr. Julio González Candia; el Departamento de Ingeniería Geográfica, a través de su director Dr. Belfor Portal Valenzuela; la Escuela de Arquitectura, por medio del encargado de Vinculación con el Medio, el académico Carlos Muñoz Parra, y del programa de Bachillerato en Ciencias y Humanidades, representado por su subdirectora, la académica Eugenio Dos Santos.
Respecto al reconocimiento, el académico de la Escuela de Arquitectura, Carlos Muñoz Parra, sostuvo que como unidad comenzaron a trazar el trabajo con un programa del Ministerio de Educación de Enseñanza de la Sostenibilidad y sustentabilidad en la arquitectura,  adhiriendo inmediatamente al APL, cuando se creó el Programa de RSU.
Según explica, su adhesión surge porque: “nos parecía coherente con el discurso que estábamos teniendo, y coherente con la enseñanza que estábamos dando a nuestros estudiantes. Nos metimos al proceso, cumplimos todas las etapas, y asumimos más consciencia tanto desde académicos, funcionarios y estudiantes”, puntualiza.

Se debe eliminar paternalismo para con los discapacitados

Se debe eliminar paternalismo para con los discapacitados

La película del artista, que se estrenó el año pasado en España, aborda el tema de la sexualidad y la discapacidad desde una mirada abierta y moderna, antendiendo a la realidad que viven miles de discapacitados en todo el mundo  que es la imposibilidad de acceder a su propio cuerpo para satisfacer sus necesidades sexuales.

La historia:  El encuentro entre un hombre salido recién del hospital siquiátrico y Antonio, un treinteañero con discapacidad y quien decide habilitar en su propia casa un espacio de asistencia sexual para él y sus amigos que comparten su misma condición.

Durante el conversatorio, el cineasta explicó que la peílcula surge desde la necesidad de devolver al género del cine  la capacidad que tenía en los años 70 y que es producir un discurso. “Vivir y otras ficciones aporta una mirada sobre el cuerpo y esa  mirada sobre el cuerpo tiene su extensión en el momento actual”.

Ese momento del cual habla Sol, tiene relación con la realidad que se vive en muchos paises de Europa en que existen fundaciones de asistencia sexuales, lo que sin duda, ha sido algo emocionante porque es algo que está pasando y que un hecho”.

La asistencia sexual consiste en prestar  apoyo a la vida sexual de las personas con diversidad funcional, ayudándoles a acceder a la experiencia de la intimidad y respondiendo a sus necesidades y deseos que habrán sido previamente concertados.

El director del filme, obra que el 2016 se presentó en el Festival de Cine de San Sebastián, señaló que la intención de la película es que “ésta se una instrumento válido de para el cambio, que consiga interpelar el pesamiento hegomónico, ese pensamiento del que cuesta salir” y agregó que “ su intención fue dejar en evidencia la lucha diaria en salir del pensamiento tradicional, de esa mirada paternalista que invisibiliza lo que realmente sucede y no nos permite ver la realidad de las cosas”.

“A las personas con discapacidad les niegan su sexualidad. Mucha gente, en especial los familiares, prefieren hacer como que no existe, por lo mismo es que

Sol confesó a los estudiantes que “Seguramente nunca hubiese intentado hacer una película sobre diversidad funcional si no hubiese visto el nexo con mi propia realidad y con conceptos que he tratado de asimilar con los años”.

En tanto los estudiantes se mostraron muy contentos con la exhibición de la película y la posibilidad de compartir un tema tan contingente como la sexualidad en personas con discapacidad

Nueva campaña de reciclaje supera en un 43% recolección de 2016

Nueva campaña de reciclaje supera en un 43% recolección de 2016

En el marco del Acuerdo de Producción Limpia- Campus Sustentable, encabezado por el Ministerio de Economía a través de la Corporación de Fomento, y al cual la U. de Santiago adhiere desde el año 2009, se realizó el mes de la campaña de reciclaje, logrando reunir un total de 5,6 toneladas de residuos electrónicos y domiciliarios al interior del campus.

La iniciativa, que se realiza por tercer año consecutivo en el Plantel, fue liderada por el Área Campus Sustentable y Gestión Ambiental del Programa de Responsabilidad Social Universitaria dependiente de la ViMe.

En su nueva versión, participaron la Fundación Chilenter, la organización Sin Fines de Lucro CEMPRE Chile, y Recicladoras de base, quienes se encargaron de reunir los residuos, para luego reacondicionarlos y darles una segunda vida útil, los que de no funcionar serán valorizados, para ser enviados a Bélgica o a Japón, donde serán reciclados con la tecnología necesaria para ello.

Para Santiago Peredo Parada, director alterno del programa de Responsabilidad Social Universitaria, las cifras alcanzadas por el Plantel son muy exitosas, y dan cuenta de una cultura de reciclaje en el Campus, gracias a acciones concretas que permiten evitar acumular residuos permanentes, y a su vez disminuyen la emanación de gases contaminantes.

“Las cantidades de reciclaje año a año han ido aumentando, este año llegamos a las 5,6 toneladas de residuos, que según nuestros cálculos, por el hecho de reutilizar esos equipos estamos dejando de emitir más de 17 toneladas de co2 al medioambiente, lo que constituye un aporte concreto, y específico al cambio climático y la gran respuesta que hemos tenido de parte de la comunidad universitaria”, explica.

 

Campañas en la U. de Santiago

 

Tras culminar de manera exitosa la campaña del Mes del Reciclaje, nuestra Casa de Estudios dio a conocer que los residuos recolectados incrementaron en un 43%, en comparación al año 2016.

Según explica, Sergio Cerda García, encargado del área Campus Sustentable y gestión ambiental del programa RSU, durante su tercera versión, la Universidad donó computadores en desuso para que sean reacondicionados y reciclados; se realizó paralelamente la Campaña de reciclaje de residuos electrónicos y otra de reciclaje inclusivo.

“Con estas actividades logramos reciclar en total: 5,631 toneladas (77% electrónicos y 23% domiciliarios)”, afirma el encargado del área.

Las actividades de reciclaje comenzaron a realizarse en nuestra Institución el año 2015, en donde se realizó una campaña de reciclaje inclusivo de cartón y papel que duró una semana, oportunidad en que se reunió 1,3 toneladas.

Durante la campaña del 2016 que se extendió por una semana, la Unidad, apoyada por las bibliotecas del Plantel, quienes reunieron todo el papel de descarte, logró reciclar 3,2 toneladas.

En palabras de Santiago Peredo, la visión del plantel es de facilitar a la comunidad los elementos para reciclar, “con los resultados obtenidos, nos resta seguir invitando para que vaya creciendo la cantidad de personas que se involucran en este tipo de actividades. Esto ya forma parte de la cultura de sustentabilidad de nuestra Universidad, donde todos los mayos de cada año se realizaran este tipo de actividades”, indica.

 

Colaboración mutua

 

Los logros obtenidos, fueron parte de un trabajo mancomunado de distintas instituciones y personas, que colaboraron durante todo el mes, para potenciar el mes de reciclaje establecido por el Plantel.

Irina Reyes Donoso, directora ejecutiva de la Fundación Chilenter, manifiesta que tras firmar un convenio de colaboración junto al Rector Dr. Juan Manuel Zolezzi Cid, se ha buscado potenciar el trabajo que realiza la Universidad para aportar al medio ambiente.

“Fue una alianza súper virtuosa para todos, porque nos interesa entrar en el mundo universitario, ya que producen y tienen mucha basura tecnológica, que podemos reciclar y evitar que se conviertan en residuos”, sostiene la representante.

Según explica la especialista en el área de reciclaje electrónico, hoy, las cifras son bajísimas, teniendo en consideración que un 82% de los residuos electrónicos tienen un origen desconocido.

En ese sentido, asegura que la recolección de las 5,6 toneladas reunidas en el Plantel irán en directo apoyo a la ley de Fomento de Reciclaje impulsada por el Gobierno, que busca aumentar las tasas: “una de las nuevas metas que se propone el país, es aumentar en un 30% las tasas de reciclaje, y yo creo que la U. de Santiago, sigue ese camino”, manifiesta.

Mientras que desde la Organización CEMPRE Chile, indican que una de sus líneas estratégicas es trabajar con instituciones que promuevan la sustentabilidad en su gestión y con la comunidad que trabajan, acompañando en el proceso y asegurando la formalización del vínculo entre la Institución y los Recicladores de base.

“Resultados como los obtenidos, son importantes difundir y que sean imitados por otras organizaciones como ejemplo, para promover la minimización de residuos”, indican desde la empresa.

 

Desafíos

 

Con los resultados obtenidos, y siguiendo la línea de trabajo, la Universidad trabaja actualmente en ser un facilitador de acciones para reciclar.

Es por ello, que se encuentra trabajando en la instauración de dos puntos limpios para residuos electrónicos, que serán instalados en el edificio de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio, y otro en el casino principal de estudiantes.

Su gestión se encuentra actualmente en procesos administrativos en la Unidad de Compras y en Contraloría.

El director alterno de RSU, Santiago Peredo concluye que las acciones instauradas por el Plantel, dan cuenta de una cultura institucional en la materia.

“Está inserto dentro de una estrategia medioambiental, que se hace cargo del impacto ambiental que genera la Universidad. Con esto, estamos demostrando, que existe consciencia ambiental en la comunidad universitaria, que estamos avanzando en una cultura de sustentabilidad, y pretendemos a futuro, pasar de una cultura del reciclaje a una cultura de reutilización y finalmente a una de reducción”, afirma.

Gobierno distingue a la Universidad de Santiago con certificación de sustentabilidad

Gobierno distingue a la Universidad de Santiago con certificación de sustentabilidad

Un total de 14 Instituciones, entre ellas, la U. de Santiago, fueron certificadas en “Producción Limpia Campus Sustentable” por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, ex Consejo Nacional de Producción Limpia, tras culminar exitosamente la incorporación de medidas que van desde buenas prácticas en energía, agua y residuos, hasta cambios en sus mallas curriculares que estimulan a los estudiantes a tener mayor conciencia por el medio ambiente.

La ceremonia, realizada en el Salón Ricardo Donoso del Archivo Nacional, fue encabezada por el Ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena, quien destacó el trabajo realizado por las distintas unidades. “Hoy tenemos la convicción de que las universidades en Chile tienen una mayor conciencia y una mejor gestión ambiental, y justamente van a continuar iluminando a futuras generaciones en las mejores prácticas”, aseguró el secretario de Estado.

En representación de nuestra Casa de Estudios asistió la vicerrectora de Vinculación con el Medio, Dra. Karina Arias Yurisch, quien resaltó el trabajo realizado por el programa de Responsabilidad Universitaria (RSU), organismo encargado de la instalación e implementación del acuerdo de Producción Limpia, que logró completar el 100% de las medidas comprometidas.

“No ha sido fácil, nos falta mucho por hacer, pero estamos en la base, y esta certificación nos da mucha alegría porque se está reconociendo el gran esfuerzo del Plantel, para lo cual contamos con un plan de implementación importante”, indicó la vicerrectora.

 

Compromiso de la U. de Santiago

 

El proceso para consolidar la certificación comenzó el año 2008, cuando el programa RSU realizó el primer informe de sustentabilidad. Un año después, el Plantel junto a otras universidades comenzaron un trabajo enfocado en promocionar la Educación Ambiental y crear instrumentos de gestión ambiental.

El profesor Santiago Peredo Parada, director alterno del Programa de RSU, se refirió a los primeros pasos del Plantel en la iniciativa. “Tenemos el honor de decir que la U. de Santiago dio origen al APL, en el año 2009, cuando se firma el protocolo Campus Sustentable. En ese entonces se generó la idea de trabajar en dos ámbitos: educación y gestión. En este último, cuando Conama estaba pasando a convertirse en Ministerio de Medio Ambiente, firmamos un consorcio entre cuatro universidades, quienes lideramos este proceso los primeros dos años”, explicó.

De esta manera, la Universidad definió cinco unidades académicas, que consiguieron cumplir el 100% de medidas comprometidas: la Facultad de Administración y Economía, la Facultad Tecnológica, el Departamento de Ingeniería Geográfica, la Escuela de Arquitectura y el Programa de Bachillerato.

Entre las medidas empleadas para lograr la certificación, destaca la creación del Diplomado en Educación para el Desarrollo Sustentable, que el año 2015 fue premiado a nivel internacional por la Red de Educación Continua de América Latina y Europa, RECLA.

Además, se consolidó el cambio de luminarias antiguas por LED, se fijaron puntos limpios, se continuó con la promoción de educación ambiental, se definió la implementación de una plaza activa para hacer ejercicios, se recopilaron materiales en desuso para reciclaje, entre otros.

En cuanto a los desafíos futuros que espera al Plantel, el ministro Marcelo Mena, dijo esperar que se trate de la primera piedra tangible en la materia. “Hay que educar para la sustentabilidad; generar profesionales nuevos que sean capaces de enfrentar los retos de un planeta que no tiene recursos infinitos, y tiene desafíos como el cambio climático, lo que requiere de profesiones distintas que estén preparadas para esto”, indicó el secretario de Estado.

Mientras que para el director de RSU, Santiago Peredo, la Universidad queda con dos desafíos claves. “Primero, las cinco unidades que se certificaron en nuestro caso, tienen tres años para renovar, que es igual que un proceso de calidad o acreditación y que se debe mantener en el tiempo. El segundo gran desafío que es mayor, es sumar nuevas unidades y conseguir que el campus sea sustentable”, manifestó.

 

Logros alcanzados por el Consorcio

 

Sólo 14 de 22 entidades que iniciaron el proceso lograron obtener la certificación, entre ellas, la Universidad de Santiago, la Universidad de Chile, la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, la Escuela Naval Arturo Prat, la Universidad Austral de Chile, la Universidad de Playa Ancha, la Universidad de Los Lagos, la Universidad Tecnológica Metropolitana, la Universidad Católica del Norte, la Universidad de Antofagasta, la Universidad de Talca, la Universidad del Bio Bío y la Universidad de Magallanes.

Gracias al trabajo realizado en conjunto y según datos otorgados por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, se alcanzaron importantes indicadores en materia de gestión de recursos, estimándose ahorros en energía por $300 millones y en consumo de agua por $170 millones. Además, las instituciones reciclaron 230 toneladas de residuos sólidos,  invirtieron más de $600 millones en eficiencia energética e hídrica y disminuyeron un total de 7.438 toneladas de emisiones de CO2 equivalente.

Así, la inclusión de materias de sustentabilidad en cursos optativos creció en un 33%, lo que significó 508 asignaturas con 21.707 alumnos inscritos, y el número de proyectos de investigación se elevó en un 93%, con 160 proyectos. Además, los programas de extensión en materias de producción limpia y sustentabilidad registraron un incremento del 80%, alcanzando más de 33 mil beneficiarios.

Por su parte, el director ejecutivo de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, Juan Ladrón de Guevara, aseguró que ésta es una experiencia inédita en el país que permitió resultados notables en gestión de recursos y capacitación.

“La certificación es un aval y un estímulo para que las universidades sigan integrando estas dimensiones porque creemos que pueden ayudar al país entero a abordar de manera estructural los desafíos y cambios radicales en la economía y los procesos de transformación en todos los ámbitos. Creemos que las universidades debieran ser las que iluminen ese escenario y nos orienten, sobre todo al gobierno, sobre cuáles son los pasos que tenemos que dar”, concluye el director ejecutivo.

Páginas

Suscribirse a RSS - RSU