Egresados

Español

Pedagogía en Química y Biología realiza su Encuentro de Egresados y Estudiantes

Pedagogía en Química y Biología realiza su Encuentro de Egresados y Estudiantes

La iniciativa “Comunidad Educativa para Profesores y estudiantes de Pedagogía en Química y Biología” fue uno de los 34 proyectos seleccionados en la primera versión del Fondo VIME impulsado por la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio.

En ese sentido, el proyecto busca implementar un sitio que apoye a estudiantes de la carrera de Pedagogía en Química y Biología y a profesores(as) en ejercicio, fomentando la cooperación entre pares e impulsando la creación de comunidad.

“Esta comunidad virtual es el inicio para generar una red de profesores de química y biología USACH en la que se aborden diferentes necesidades y se compartan ideas en torno a nuestra especialidad. No es sólo un espacio para encontrar material sino que también busca que cada uno de los miembros de la comunidad contribuya y descubra diferentes actividades que la Facultad ofrece. Una invitación a volver a la Facultad y compartir ideas con sus futuros colegas” afirma la Licenciada en Educación en Química y Biología Josefina Pinto, respecto a las expectativas del proyecto del cual forma parte.

“En cuanto a la generación de una comunidad, es una gran idea poder tener un medio en el cual tanto estudiantes y egresados puedan compartir distintas experiencias y realidades, generando un medio de apoyo y comunicación entre pares” cuenta Dafne Rojas, estudiante de la carrera y miembro del proyecto, quien agrega que la plataforma permitirá “acercar la realidad que enfrentarán en un futuro los estudiantes de pedagogía así como también permitirá a los profesores en ejercicio tener la posibilidad de conocer nuevas metodologías, herramientas e investigaciones que se han realizado entorno a la enseñanza de la química y biología”, comenta.

El proyecto es liderado por la Jefa de carrera, Dra. Carol Joglar y el equipo de trabajo compuesto por Nicolás Gaona, Analista de comunicaciones de la Facultad de Química y Biología; Belén Campos, profesional de gestión académica de la Unidad, Paola Lizama; profesional de Vinculación con el Medio; Ruth Yáñez, Coordinadora de Vinculación con la Escuela.; Sandra Rojas, académica de la carrera; Josefina Pinto y Dafne Rojas.

Su puesta en marcha fue el 10 de octubre, día en que se convocó a egresados y futuros egresados de la carrera de Pedagogía en Química y Biología para que asistieranal Primer Encuentro entre egresados y futuros egresados de la carrera, actividad que se realizó  en el Auditorio de la Facultad de Química y Biología.

Titulada por nuestra Universidad aporta en el área de procesamiento de minerales

Titulada por nuestra Universidad aporta en el área de procesamiento de minerales

Rebeldes, un imperio omnipotente, historias de amor inesperadas y una lucha permanente entre el bien y el mal, forman parte de la ya legendaria Star Wars, saga que sigue apasionando a la doctora Ana María Rivera.

Amante del cine, de las novelas de Dan Brown y también de la fotografía, la profesional oriunda de Copiapó combina la pasión por dichas artes con el desarrollo de su destacada trayectoria académica, que la llevó a perfeccionarse en la Universidad de Santiago de Chile, donde cursó el doctorado en Ciencias de la Ingeniería, mención Procesos. 

Su motivación para ingresar al programa el año 2008 en la Casa de Estudios fue clara: su gran prestigio y el vínculo con su área de especialización: conminución de minerales.

Su proyecto dentro del programa se focalizó en la investigación de los fenómenos involucrados en el proceso de descarga de molinos semiautógenos, denominados “flowback” y “carryover”, “en base a la cuantificación de flujos y determinación de parámetros de ecuaciones ya descritas en la literatura. El trabajo practico fue desarrollado en su totalidad en los laboratorios de Metalurgia de la Universidad de Santiago, en un molino escalado de uno real”.

Para la doctora Rivera, quien ha efectuado su trayectoria ligada al procesamiento de minerales y a la docencia universitaria, su paso por la U. de Santiago fue una gran etapa en su formación, destacando “la gran cantidad de personas que conocí y que hasta hoy tenemos contacto personal y profesional, aportando al fortalecimiento de redes en el área académica y de investigación”.

Sobre su programa de doctorado,  destaca que este le ayudó “a cultivar la paciencia y el trabajo en equipo. Y en la parte profesional, me entrego los pilares para desarrollar mi carrera profesional como académica e investigadora”.

También, se toma un tiempo para destacar el apoyo del profesor Francisco Cubillos, “muy atento a solucionar los problemas y dispuesto a entregar consejos”.

Actualmente, la doctora Rivera –quien se tituló el año 2015- se desempeña como académica de la Universidad de Atacama, donde ejerció como Directora del Departamento de Ingeniería en Metalurgia.

Aportar ideas innovadoras

Para Rivera, pensando específicamente en su área de especialización, considera imprescindible avanzar hacia “la modelación de estos procesos en base a elementos finitos y en búsqueda de materiales que presenten mejores condiciones frente a la abrasión”.

En este sentido, a su juicio, los ingenieros de procesos deberían ser líderes en sus áreas de desempeño, “aportando ideas innovadoras en la solución de problemas e investigando problemáticas que aporten a la generación de tecnología, para dejar de ser un país que solo produce materias primas”.

Para concluir, invita a la comunidad de egresados/as de la Casa de Estudios a continuar especializándose  en programas de postgrado en sus áreas de interés.

“Creo que la generación de capital humano capacitado es indispensable en estos tiempos, por lo que recomiendo absolutamente a todos los egresados, no solo de la Universidad de Santiago de Chile, sino a profesionales de provincia, como fue en mi caso, a especializarse a través de estudios de postgrados en una universidad con tradición y con grandes académicos, que aportarán de gran manera a su formación”.

Titulada por el Plantel aporta a la diversidad y la inclusión mediante su labor en fundación

Titulada por el Plantel aporta a la diversidad y la inclusión mediante su labor en fundación

La egresada de la carrera de Administración Pública y del Magíster en Gerencia y Políticas Públicas de la Facultad de Administración y Economía de la Universidad de Santiago de Chile, Diana Silva, durante su vida laboral, se ha desempeñado en gestión de materias asociativas, liderazgo de equipos, coordinación de espacios, además del manejo y levantamiento de recursos, siempre con foco en cultura, políticas públicas, y generación de lazos con grupos de la diversidad.

Actualmente, trabaja en la Fundación Ronda Chile, donde ocupa el cargo de directora de Responsabilidad Social Inclusiva, donde busca transformar la mirada de la sociedad respecto a la diversidad e inclusión social. Para ello, la fundación impulsa la inclusión laboral de grupos con barreras de acceso a la sociedad dentro de organizaciones, tanto públicas, como privadas. Su base es promover el trabajo en red para la implementación de políticas y procesos en 360° acorde a las necesidades de cada organización.

Diana cataloga la experiencia del trabajo en esta entidad como intensa y gratificante. "Me defino como una profesional que vibra con ser agente de cambio social; por tanto, ver cómo puedes generar aportes en la vinculación de grupos minoritarios con oportunidades de inclusión socio laboral, es una de mis mayores motivaciones a la hora de involucrarme con un nuevo desafío", señaló la administradora pública.

Del mismo modo, comenta que llegó a la organización porque los objetivos de la organización eran similares a otro proyecto en el que trabajaba, y progresivamente decidió incorporarse a la fundación. "Hoy, mi rol ha pasado de la gestión de recursos, hasta la Dirección de Responsabilidad Social Inclusiva, donde se lideran los planes de transformación de organizaciones en diversidad e inclusión desde su ADN" explicitó Diana Silva.

"Mi rol actual, me ha permitido ser más administradora pública que nunca. Poseer la responsabilidad de gestionar importantes alianzas con un sinnúmero de organizaciones públicas y privadas, liderándolas desde la perspectiva de la rentabilidad social, ha sido realmente satisfactorio y desafiante a la vez. Tanto mi experiencia actual como las anteriores han sido las mejores decisiones para fomentar una carrera enfocada al desarrollo social y las políticas públicas" declaró la ex alumna de la FAE.

La egresada destaca que, salir de la Universidad de Santiago de Chile permite sobresalir en los espacios donde se llegue a desempeñar. "Hay algo en la formación que te entrega la USACH que difícilmente es comparable con otros espacios. Una especie de integridad en el tratamiento de los asuntos de impacto social", comentó Diana.

También, aconsejó a quienes van a salir de administración pública "que se aventuren a desarrollar su carrera profesional en espacios menos tradicionales como fundaciones, empresas B, proyectos de innovación social, entre otros, pues su aportación y su voz será mucho mayor y marcarán una total diferencia con los conocimientos que han aprendido", recomendó la profesional.

En su paso por la Facultad de Administración y Economía, realizó un intercambio académico en Austria. Respecto a esta experiencia comenta que "no es un intercambio de algunos cuantos meses lo que experimentas, sino que significa literalmente borrar límites de tu cabeza, desde el mantener amigos desde hace nueve años, viajar cada vez que puedes a visitarlos, hasta reflejar el atreverte todos los días a hacer algo distinto. En lo particular, me apasiona la idea de comenzar desde cero en una sociedad donde puedes armar una vida completa y entregar nuevos aportes. Es parte de mi plan en el corto plazo: trabajar y estudiar nuevamente en el extranjero", señaló Diana.

 

Titulada por la Universidad presenta en África libro de cuentos en lengua de señas

Titulada por la Universidad presenta en África libro de cuentos en lengua de señas

Ser una persona Sorda en cualquier parte del mundo es sinónimo de dificultades, desafíos y muchas veces discriminación. De la misma manera, ser una persona de raza negra en cualquier país del mundo, también significa dificultades, desafíos y discriminación.

Esta realidad se ve en el Chile de hoy en día. El país es un territorio lleno de diversidad. Dentro de esa pluralidad, podemos encontrar personas que provienen de distintos lugares del mundo y no solo eso, sino que en la diversidad, hay más diversidad. La población de personas en situación de discapacidad es parte de esa heterogeneidad.

El cuento “Chile viste de colores” refleja este contexto lleno de pluralidades. Un libro digital narrado completamente en lengua de señas chilena, que retrata la vida de un niño negro que sufre discriminación en su colegio.

“Donde trabajaba, en pleno verano llegó un niño trenzado, a la profesora le pareció que iba mal presentado, así que el niño con trenzas tenía que ponerse un gorro de lana”, explica Gina Morales, contando cómo surgió la temática del cuento.

Morales es Doctora en Ciencias de la Educación Intercultural de la U. de Santiago de Chile. Además, es fonoaudióloga de profesión de la Universidad del Valle, Colombia, y fue una de las colaboradoras en la creación de “Chile viste de colores”. Gracias a la formación de Gina, fue posible mezclar estas dos realidades de discriminación.

El libro se presentó en mayo de este año en Gabón, África. Esto, en el marco del Vigésimo Aniversario del Centro de Estudios e Investigaciones Afro-Ibero-Americanos (CERAFIA). En el encuentro transatlántico, la fonoaudióloga estuvo a cargo de la presentación  del texto.

Fonoaudiología como herramienta de inclusión

Antes de entrar a la Universidad de Santiago de Chile, la profesional estuvo 10 años con la comunidad Sorda en Colombia. “Históricamente, las personas Sordas han estado marginadas, entonces comenzamos a trabajar con aquellos que estaban en situación de calle. Después de un tiempo, decidí que era importante estudiar algo más específico con relación al lenguaje y ahí entré a fonoaudiología”, señala.

Morales ya tenía un alto conocimiento en lengua de señas cuando comenzó sus estudios de pregrado. Su paso por la Universidad le permitió potenciar aún más lo que ya sabía. Sin embargo, la profesional quería adentrarse más en las herramientas de inclusión.

“Como fonoaudióloga quería estudiar algo inclusivo. Cuando vi que existía el Doctorado en Educación Intercultural, en la U. de Santiago, siendo el único doctorado en Latinoamérica en esa línea, me pareció que era muy potente”, comenta Morales, por lo que inmediatamente comenzó los procesos para venir a estudiar a Chile.

Doctorado en la U. de Santiago

Comenzó el doctorado en 2013 y se graduó en 2017 con máxima distinción. Durante ese periodo, estuvo activamente colaborando con “Inclusach”, colectivo de inclusión de personas en situación de discapacidad en Educación Superior.

Inclusach es una agrupación que busca generar conciencia sobre la discapacidad y su derecho a la verdadera inclusión dentro de la Corporación, que ha abierto espacios para la inclusión de personas Sordas. Cabe señalar que Inclusach formó parte de la comunidad “Inclúyete”, integrada por el Programa de Acceso Inclusivo, Equidad y Permanencia (PAIEP), Responsabilidad Social Universitaria (RSU), la Fundación de Egresados y Amigos (Fudea), entre otras unidades.

La fonoaudióloga, oriunda de Cali, mientras era parte de la agrupación, ayudó en la conformación del capítulo "Inclusión de personas en situación de discapacidad. ¿Una realidad cercana?", incluido en un libro entregado por la Vicerrectoría de Apoyo al Estudiante a los alumnos de primer año.

Actualmente, por la distancia –reside en Antofagasta-, Morales ya no puede estar de forma presencial en el colectivo. Sin embargo, lo recuerda con cariño. “Me ayudó en varias formas. En lo político, en lo ético, en las acciones sociales”, señala.

Chile frente a la comunidad Sorda

La realidad que enfrentan las personas Sordas es compleja, ya que es una discriminación que viven desde la niñez. “Solo el 3% de los niños, alcanza un nivel de Educación Superior en todo Chile”, sentencia la Doctora. Sin duda, es uno de los grandes desafíos que tiene el país hoy en día.

En este sentido, existen escuelas especiales para personas Sordas, pero solo hasta enseñanza básica. Luego de eso, si la persona quiere continuar sus estudios debe ir a un colegio donde lo reciban. Aun así, de acuerdo a la especialista, falta poner atención a la real inclusión. “Si reciben a un niño Sordo y no hay nadie que interprete, es para que solamente se siente en la silla dentro del colegio”, añade Morales.

Es necesario enfatizar en el aprendizaje de la lengua de señas desde la primera infancia, ya que hoy en día las políticas educacionales no contemplarían estos aspectos. “El niño llega a los siete años a la escuela, si es que llega, pero sin comunicación”, enfatiza. Además, agrega que “los niños y niñas Sordos tienen el mismo desarrollo lingüístico que los niños oyentes”. A su juicio, llevar a un niño Sordo a un colegio sin intérprete “es como si yo tuviera a un niño oyente y no le hablara”.

“Esas son los grandes desafíos que tiene que enfrentar la diversidad Sorda: el acceso a la educación del niño en edad temprana y la adquisición y desarrollo de la lengua de señas chilena”, complementa.

Próximos desafíos

Uno de los principales desafíos para la profesional es que las personas Sordas desde la niñez sean tratadas como lo que son: niños.

Adicionalmente, añade que el resto de la sociedad debe concientizarse sobre la comunidad Sorda, “pero no desde el pesar. Sino que pensar que ellos tienen los mismos derechos de inclusión, pero con necesidades diferentes”.

Gina tiene dos sueños con respecto a la comunidad Sorda. El primero, es que haya jardines infantiles donde reciban a bebés Sordos con profesoras capacitadas para enseñar la lengua de señas. “Eso lo vi en Cuba, niños de 17 meses que hablaban perfectamente en lengua de señas en el mismo desarrollo que los niños oyentes”, añade.

El segundo, es “hacer un análisis a las políticas de educación y a las políticas de inclusión para la diversidad Sorda, porque no puede seguir ocurriendo lo que pasa actualmente: niños van a la escuela sin intérprete, o solamente tienen intérprete por un tiempo limitado”, recalca.

Finalmente, hace un llamado a la comunidad Fudea y universitaria en general a realizar una continuidad de estudios, ya que “hay muchas cosas por investigar. Es importante ingresar a un postgrado en algo que te guste, pero que esté ligado a acciones sociales”.

Titulado por el Plantel lidera en Australia proyectos de Internet de las Cosas

Titulado por el Plantel lidera en Australia proyectos de Internet de las Cosas

El año 2012, José Zorrilla tomó una de las decisiones más importantes de su vida: continuar sus estudios académicos en Australia. En ese periodo, ocurrió un hecho significativo que marcó su decisión: la participación en unas charlas sobre Becas Chile que organizó la Fundación de Egresados y Amigos (Fudea).

Con la información, que buscaba orientar cómo postular y explicar las particularidades del proceso, decidió barajar opciones para concretar su continuidad de estudios, que condensaran un sello multicultural, calidad académica y un clima agradable para su familia. Sobre todo, considerando el bienestar de sus hijas y su esposa, también titulada en la Universidad de Santiago de Chile.

“Comencé a ver los sitios web de las distintas universidades alrededor del mundo que cumplieran con los requisitos que habíamos fijado como familia y me gustó la Universidad de Sydney (…). Postulé, fui aceptado, gané la beca y desde ahí cambio todo, para mí y para mi familia”, señala.

El año 2014, inició sus estudios en “Master of Professional Engineering”. Más allá de lo arduo de los contenidos, estima que lo más complejo fue el idioma, considerando la heterogeneidad cultural del programa. “Tuve profesores chinos, australianos y de Oriente Medio. Entenderlos era todo un desafío”, recuerda.

En la misma línea, también destaca la diversidad del estudiantado, con presencia de compañeros de diversas culturas. Para una mejor inserción con el grupo, fue clave entablar amistad con sus compañeros chinos, “o simplemente no terminaría nunca la carrera”, recuerda.

A su juicio, más allá de todas las dificultades que se le presentaron en el camino, destaca que “la experiencia de estudiar en Australia, tanto a nivel académico como personal, es única. Una decisión de la cual no me arrepiento, pero que nos ha significado mucho esfuerzo como familia”.

Programar un Atari

José entró a la Universidad de Santiago de Chile en 1992 a la carrera de Ingeniería Civil Eléctrica, solicitando el cambio de carrera a Ingeniería Civil informática el año siguiente.

Su amor por la informática es de larga data y sigue fortaleciéndose día a día. Incluso, a través de su entusiasmo por los sintetizadores, donde confluye dicha disciplina con la música y la física.

Un hecho anecdótico, pero muy significativo en su trayectoria de vida, lo delata: aprendió a programar un Atari mientras combatía en cama una enfermedad adolescente. Esa pasión pudo seguir cultivándola en la Universidad de Santiago de Chile.

“En general, fue un periodo donde sentí que debía estudiar con todas mis energías para responder al esfuerzo que realizó mi padre, privando a mi familia de muchas cosas esenciales para pagar los primeros años de mi carrera. En tercer año, comencé a trabajar y logré ayudar en el pago del arancel”, pronuncia. 

Recuerda con emoción que el día de su titulación le regaló a su padre el diploma, quedándose él con su medalla al mejor alumno de su generación.

Al rememorar alguna anécdota, menciona el desarrollo que realizó junto a un grupo de compañeros el año 1998, que buscaba transmitir la señal de la Radio Usach por Internet. “Sin saberlo, creamos un sistema de podcasts cuando el concepto ni siquiera existía. Aprobamos con un siete, pero el profesor nos puso como condición presentar el proyecto a Radioemisoras Usach. Luego de unos meses, el proyecto pasó de ser el trabajo final de un ramo a un proyecto de verdad”.

Un aspecto que lo conmueve ocurrió a los pocos días de tener el servidor en línea. “Llegó un email: un egresado nos contaba emocionado hasta las lágrimas que hizo escuchar a sus hijos la radio de su Universidad en el living de su casa en Australia, al otro lado del mundo. En ese momento, tomé el peso de lo que habíamos creado y me di cuenta del potencial que tenía Internet. Nunca imaginé que 20 años después la historia se repetiría, pero esta vez yo sería el que escucharía la radio de la Universidad desde mi casa, en Sydney, Australia”, agrega.

Para José, su Alma Mater no solo le permitió aprender lo necesario para ser un buen profesional, “también hice buenas amistades, con las cuales hemos participado en muchos proyectos y negocios. Los mejores equipos de trabajo que he formado han sido con egresados de la Universidad de Santiago. En ella aprendí a reconocer las distintas capacidades de las personas y a distinguirlas por sus valores éticos”.

Internet de las Cosas

Una de sus grandes pasiones de José es “Internet de las Cosas” (concepto relacionado con la interconexión digital de objetos cotidianos con Internet).

“Junto con Manuel Carrasco (también usachino) creamos internetdelascosas.cl, el primer sitio chileno que comenzó a hablar de esta tecnología. Gracias a él me llamaron de una empresa norteamericana para diseñar la plataforma de Tecnologías de Información de la planta minera Radomiro Tomic Fase II de Codelco, donde puse en práctica todo lo que había aprendido en la Universidad y en mis años de experiencia profesional junto con Hermes Venegas, compañero de Ingeniería Eléctrica en mis primeros años”.

Además, desde el año 1998, lidera el emprendimiento X-Red.Com, focalizado en el diseño de tecnologías de comunicación, procesos de gestión, diseño gráfico, administración de plataformas informáticas y desarrollo de aplicaciones web, entre otros aspectos.

Afirma, con orgullo, que a los pocos años ya contaban con más de 100 clientes, desde pequeñas a grandes empresas. “Hoy el hosting ya no es nuestro fuerte, aunque seguimos manteniendo a nuestros clientes, nos hemos especializado en plataformas de E-Learning y en Internet de las Cosas”.

Destaca una reciente alianza con una empresa australiana dedicada a la innovación en minería para  desarrollar tecnología basada en Internet de las Cosas.

Adaptarse a nuevas tecnologías

Bajo su mirada, existen una serie de desafíos no resueltos dentro del área informática. Uno de ellos, tiene que ver con la nueva revolución que lideran las ciencias de la información.

En este escenario, estima, existe una capacidad de procesamiento para analizar datos a niveles nunca antes pensados, lo que permitirá optimizar procesos, ahorrar recursos, curar enfermedades y cuidar el medio ambiente. Sin embargo, en este nuevo contexto, “necesitamos más ingenieros expertos en procesamiento de datos, robótica, inteligencia artificial, bio-ingeniería, cloud computing e Internet de las Cosas”.

Sobre lo mismo, porque “las ciencias de la información avanzan tan rápidamente que es imposible mantener las mallas curriculares al día, por eso se necesitan profesionales capaces de aprender y adaptarse a las nuevas tecnologías”.

José se califica como un optimista respecto al rol que jugarán los profesionales de las tecnologías de la información. “Básicamente, creo que serán los creadores de este nuevo mundo”, recalca.

Para el experto, “la ingeniería informática ya está en todos lados, y dentro de pocos años estará en todas las cosas (…), pero necesitamos más ingenieros que programen todo esto, que hagan que estas cosas hablen entre sí y se compartan datos para que sean analizados y se extraiga información valiosa para optimizar y mejorar nuestros procesos. Necesitamos a estos creadores de este mundo que esta ad portas, ¿y por qué no decirlo? Necesitamos que estos creadores sean chilenos”.

Finalmente, realiza una invitación a la comunidad Fudea y estudiantil a estudiar algún programa de postgrado en el extranjero. “Yo estaba bien indeciso al momento de ganar la beca, estuve a punto de rechazarla porque simplemente tuve miedo al fracaso, a lo desconocido a salir de mi zona de confort”.

En relación a esta indecisión, recuerda cómo un académico del plantel -al enterarse de su actitud dubitativa-, lo convidó con firmeza a reevaluar su decisión, acompañando su aseveración con un repentino chilenismo. “Mi consejo es el mismo. ¿Deseas crecer como persona y como profesional? ¿Deseas hacer crecer a tu país? ¡Hazlo! Es muy difícil, pero no imposible y cambiará tu vida radicalmente”, concluye.

“La U. de Santiago me motivó para servir en la salud pública”

“La U. de Santiago me motivó para servir en la salud pública”

“Si existieran más médicos como él, éste sería un mundo mejor”. La frase es parte de una publicación en Facebook que destaca la humanidad de un joven doctor del Hospital Barros Luco-Trudeau. Se trata de René Fernando Nanjarí Palominos, médico cirujano de 31 años, especialista en Medicina Interna.

Nacido y criado en la comuna de El Bosque, el doctor Nanjarí cursó su pregrado en la Universidad de Santiago por recomendación de su madre. “Le hice caso y me encantó este Plantel por su ambiente, los profesores preocupados por uno”, cuenta el médico.

Su gusto por esta profesión partió cuando tenía unos 8 años, ya que cuando niño era enfermizo y los hospitales eran una especie de segundo hogar. “Siempre me gustó la prestancia de los médicos y el trato que tenían conmigo, eran muy buenas personas, eso me marcó mucho. Además, después entendí que ellos ayudaban a las personas y podían ver su mejoría”, remarca.

Sin embargo, el camino para convertirse en galeno no estuvo exento de dificultades, pues era “un alumno del montón, me iba pésimo. En octavo me empecé a poner las pilas, porque mi mamá me abrió los ojos. Estudié mucho, alcancé un buen NEM y logré entrar a Medicina”.

Es hijo de padres separados. Su madre luego tuvo una niña, que actualmente tiene 15 años, y un varón que nació con una compleja enfermedad. Este último falleció hace cuatro años.

Servicio público

Pese a su corta edad, el especialista se ha ganado el aprecio de los pacientes, quienes valoran su trato humano y profesional. “Trato de ser siempre humano y acercarme a los pacientes, hablándoles con la intención de que entiendan y escuchando atento sus complicaciones”, sostiene el doctor Nanjarí.

Desde que egresó de la Escuela de Medicina de la U. de Santiago e hizo su especialidad de Medicina Interna, el médico se ha desempeñado en la salud pública.

En ese sentido, sostiene que un factor fundamental para continuar este camino fue la formación que recibió en nuestro Plantel. “Esta Universidad me motivó a servir en la salud pública. La formación allí hace que te comprometas con los problemas reales del país, es su responsabilidad hacer que te formes más humano”, destaca.

Es tal el cariño y aprecio de sus pacientes, que recientemente las hijas de una mujer enferma terminal le dedicaron una publicación en Facebook que se hizo viral. En ella le agradecen el compromiso y disposición con su madre, calificándolo como un “ejemplo a seguir”.

“Me sorprendió. Recuerdo que se me acercaron para conversar y comenzaron a hacerme preguntas. Fui muy franco y les expliqué que el pronóstico era malo, y que como familia había que entregarle amor. Ellas quedaron conformes, pero yo intento ser siempre así”, enfatiza el doctor.

Así como esta paciente, han sido varios los que han marcado al profesional. Incluso ha asistido al funeral de más de alguno y mantiene el contacto con las familias.

“Estos años como médico han sido muy provechosos porque creo que me he ganado un puesto acá en el Hospital. Siento que la gente me quiere y me aprecia”, reflexiona.

Sin embargo, Nanjarí es crítico respecto al sistema en nuestro país. “Lamentablemente la salud pública en Chile es para la gente que no tiene recursos, para los pobres”, sentencia.

Compatibilidad

En el Hospital Barros Luco, el Dr. Nanjarí se desempeña en la Unidad de Cardiología. En este recinto realiza labores docentes y asistenciales, de lunes a viernes, de 8 a 17 horas.

Es coordinador del curso de tercer año de Medicina, dictando asignaturas como Semiología y Medicina Interna I. Además, se encuentra a cargo de la coordinación académica de los internos y pretende seguir la subespecialidad de Cardiología prontamente.

Por otro lado, sus labores asistenciales lo mantienen a cargo de una sala y ahí debe dirigir a dos becados, dos internos y cinco estudiantes.  Posteriormente debe efectuar labores de Policlínico.

Con el tiempo debió dejar los turnos en el Hospital para dedicarle tiempo a su hija de 5 años, ya que además es el responsable de llevarla al colegio. Junto a la pequeña y a su pareja viven en la comuna de San Miguel. La mujer también es médico y egresó de la U. de Santiago.

Sello U. de Santiago

Además de la vocación por el servicio público, el doctor Nanjarí sostiene que el sello que caracteriza a los médicos del Plantel es la capacidad que tienen de adaptarse a cualquier escenario.

“Como Universidad pública, los recursos escasean, al igual que en el sistema público. Eso te da la capacidad de adaptación, que es muy importante para los médicos, principalmente del sistema público”, recalca.

En esa línea, el facultativo agrega que “uno debe desarrollar el sentido de lo público y se vuelve más humano, porque vivimos diariamente la carencia de las personas”.

Titulada por nuestro Plantel participa en la creación de la Unidad del Dolor en Hospital La Florida

Titulada por nuestro Plantel participa en la creación de la Unidad del Dolor en Hospital La Florida

Natalia Durán (32), titulada de Enfermería en la Universidad de Santiago de Chile, es usachina de corazón. Un solo ejemplo: se casó por el civil en una Sala de la Facultad de Ciencias Médicas. Uno de los momentos más significativos de su vida, necesitaba contar con un lugar acorde a las circunstancias.

La profesional ingresó a la Universidad el año 2004. Su hermana lo había hecho anteriormente, al estudiar Ingeniería Civil en Informática, por lo que incorporarse al plantel se constituyó como una meta personal. “La Universidad de Santiago era mi norte”, asegura.

En la actualidad, lleva 10 años ejerciendo como enfermera, con un fuerte sello en el sistema público. Realizó su internado el año 2008, en el Instituto Nacional de Cáncer. Específicamente, en cuidados paliativos, área donde se ha especializado hasta el día de hoy.

Su compromiso con el área la llevó a ser una de las impulsoras de la Unidad del Dolor en el Hospital Clínico La Florida, donde está a cargo de la coordinación del alivio de dolor y cuidados paliativos en pacientes oncológicos.

La población era tan grande, asegura, que el recinto se vio obligado a implementar la Unidad. Ahí es donde contactan a la Dra. Marisol Ahumada, presidenta de la Asociación Chilena para el Estudio del Dolor, quien lidera la iniciativa.

En la Unidad empezaron desde cero, ya que antes era el Hospital Sótero del Río el encargado de los pacientes de Puente Alto y La Florida. “Partimos con 30 pacientes y ahora van en 350 más o menos”, enfatiza.

Enseñanza de excelencia

Durán declara que siempre pensó en estudiar una carrera relacionada con la Salud, como Enfermería. “Al principio quería solo estudiar, porque tenía la presión de entrar sí o sí, pero después me enamoré de la carrera y fui entendiendo lo que realmente significa”.

“Mis profesores siempre decían: Enfermería es la ciencia y el arte del cuidar, pero si le tuviera que agregar algo mío sería: la oportunidad que uno tiene de entregar cuidado a las personas que más lo necesitan”, recalca.

Este sello lo ha plasmado en los pacientes oncológicos a los cuales trata. En este sentido, la profesional agradece la formación que le entregó la Escuela de Enfermería. Las prácticas, las clases, el mismo trato que las profesoras tenían, le enseñaron a forjar el vínculo con sus pacientes.

A su juicio, es clave “el ser empático, más que ponerte en el lugar del otro (…). Tratar de entenderlo, comprenderlo, ser cercano, cariñoso con los pacientes, es fundamental, porque ya tienen suficiente con la enfermedad”.

Más que una Casa de Estudios: un hogar

La Casa de Estudios es muy especial para Durán. No solo constituye su lugar de formación profesional, sino que está muy ligada con su vida personal y matrimonial.

“Yo entro en la Universidad y es como mi casa”, expresa Natalia. No es para menos, ya que la egresada se casó en la Facultad de Ciencias Médicas del plantel. “Nos conseguimos permiso con la jefa de carrera, en ese momento Marta Maturana. Sacamos hora en el Registro Civil de Obispo Umaña, nos la dieron y el juez fue a la Universidad, como si fuera a tu casa”, señala orgullosa.

Su esposo también es egresado de la Escuela de Enfermería, por lo que contraer matrimonio en el lugar donde se formaron tiene un peso emocional muy grande. “Nos conocimos, estudiamos y nos casamos en la Universidad de Santiago: fue como cerrar un círculo. Ha sido la experiencia más bonita”, agrega.

Situación de salud en Chile

El sistema de salud público en Chile siempre está sujeto a diversos cuestionamientos. La profesional cuenta que le ha tocado estar en las dos caras de la moneda, tanto en el sistema público como en el privado. “Es cierto que hay carencias, pero uno se las arregla para poder satisfacer esa necesidad”, hablando desde su área oncológica.

“La parte de oncología es como la excepción a la regla, porque el paciente es distinto, los profesionales que nos vamos a esa área, tenemos que tener un tacto y una empatía distinta con el paciente, ahí no pueden haber listas de espera, no pueden faltar recursos o que no hayan insumos, tiene que haber siempre”, enfatiza.

A pesar de que el área oncológica debería estar con todas sus necesidades cubiertas, esto no siempre es así. Durán expresa que “no a todos los hospitales, siendo un programa AUGE, les llegan todos los medicamentos, implementos o personal que debiera tener una unidad para poder funcionar en un 100%”.

Medicina tradicional china

Este año, la profesional comenzó un Diplomado en Medicina China y Acupuntura para complementar sus conocimientos sobre salud. Ahora, observa a sus pacientes de manera integral. “Estoy viendo a un paciente con hepatocarcinoma - cáncer de hígado-  y tenía problemas a la vista. Para la medicina tradicional china, el hígado es un órgano que se expresa a través de los ojos. Si el hígado está mal, los ojos van a tener problemas”, explica.

“El médico con formación occidental ve el riñón, otro especialista ve el pie diabético. En cambio, la medicina oriental ve que una persona que tiene un riñón complicado, provoca que tenga problemas con su irrigación sanguínea y eso hace que afecte a otros órganos”, ejemplifica.

Medicina y kung fu

El esposo de Natalia hace kung fu, y en conjunto tienen una escuela en Maipú, “Siu Lam Choy Lay Fut” Las Parcelas. Actualmente, ambos trabajan en labores de Enfermería y paralelamente atienden la Escuela. Sin embargo, a futuro sus intenciones son trabajar de lleno en ese emprendimiento, poniendo a disposición sus conocimientos en salud y las técnicas del arte marcial oriental.

Finalmente, Natalia efectúa una invitación a la comunidad de egresados a mantener vivo el vínculo con la Casa de Estudios a través de la Fundación de Egresados y Amigos (Fudea), donde ella es socia. “Tener la oportunidad de volver a la Universidad es como renacer y llenarte de energía al recordar tus valores. Siempre es bueno mirar de donde uno viene, las raíces. Yo me sentí bien al volver. Me voy con el espíritu lleno”, concluye.

Ex estudiante realizará máster en Ingeniería Sustentable en EE.UU. gracias a convenio

Ex estudiante realizará máster en Ingeniería Sustentable en EE.UU. gracias a convenio

El Dr. Rene Garrido, académico del Departamento de Ingeniería Geográfica, señala que su conexión con Villanova nació como una oportunidad para la inserción en la academia de estudiantes destacados de la Facultad de Ingeniería, la que se concretó con la realización de su Doctorado. Una vez en Chile, la meta que se propuso fue no perder el vínculo con una Universidad líder en Ingeniería y temáticas de innovación. Fue así como, en 2015, quedó a cargo de la coordinación del convenio con esta Universidad estadounidense, dedicando tiempo a buscar entre sus estudiantes, candidatos ideales para iniciarse en la investigación y que pudieran interesarse en aprovechar este convenio.

“Villanova es una Universidad muy motivada y siempre están en contacto con nosotros tratando de hacer cosas. Cuando volví del Doctorado mi meta fue generar la derivada hacia los estudiantes, porque la movilidad estudiantil es fundamental entre universidades”, señala el académico, quien desde septiembre del año pasado motivó al ex estudiante Gonzalo Sánchez, titulado en 2017 de Ingeniería Ambiental, para que viajara a Villanova aprovechando los vínculos con el programa de Ingeniería Sustentable de esa Casa de Estudios. El objetivo es buscar los mecanismos para ampliar el giro del convenio firmado, el 2009, entre ambas universidades.

Gonzalo pasó a ser asistente de investigación del Dr. Garrido, trabajaron la tesis, la llevaron a conferencias y expusieron los resultados, notándose en Gonzalo un gusto por esta línea distinta a la laboral tradicional. Una vez que se concretó la posibilidad de ir a Villanova, se escogió el área de Ingeniería en Sustentabilidad por estar muy relacionada con el perfil de egreso de la nueva malla de Ingeniería Ambiental. Específicamente, estudiará la línea de Sustentabilidad para países en desarrollo.

“El proyecto Ingeniería 2030 ha tenido relevancia en sistematizar la información de los convenios y que ellos se conviertan en una autopista que permita hacer el recorrido, que no quede guardado. Gonzalo se va y es parte del éxito de esta relación con Villanova, potenciada por la misión tecnológica del Departamento de Obras Civiles el año pasado, y por la relación que tendremos con ellos a través del proyecto que trabajará la Facultad con el fondo concursable de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio. El proyecto 2030 ha facilitado esta generación de masa crítica a través de concursos y pasantías y eso es un logro” puntualizó el académico.

La visión del viajero

Tiene 25 años y está recién titulado de Ingeniería Ambiental; Gonzalo Sánchez se muestra motivado ante la rápida aceptación, por parte de Villanova, para obtener la beca que le permitirá ampliar su horizonte formativo. “Lo que más me motiva es hablar de investigación aplicada. Encuentro que la convergencia del mundo laboral con el de la investigación se da cuando existe I+D aplicada, y hoy esa es la línea que permite una amplitud de mirada. Y por supuesto, lo que pueda traer como aportes para la ingeniería sustentable será valiosísimo para potenciar aún más el país, y devolver la mano”, señala el Ingeniero Ambiental.

Han sido muchos los usachinos que han estado en aquella Universidad y que han dejado bien puesto el nombre de laUniversidad y el de la Facultad, por eso no hay que perder el espacio. Gonzalo viaja en agosto y el Dr. Garrido lo hará en septiembre, para seguir afianzando otros niveles de vinculación en proyectos de distintas temáticas (medio ambiente, obras civiles, sustentabilidad, química etc.).

El programa que cursará Sánchez tiene foco en países en desarrollo y ese es un plus para un extranjero, pues le permite tomar una herramienta externa y traerla de vuelta. “La malla es muy entretenida, con mucha menciones, y su flexibilidad permite moverse por ella. Además, tiene una línea de eficiencia energética que la hace más integral”. Esto también se alinea con la nueva malla de la carrera de Ingeniería Ambiental y que buscará responder a objetivos país, por lo que las enseñanzas que Gonzalo traiga a su regreso, permitirán aportes sustanciales para las futuras generaciones. “En el Departamento de Ingeniería Geográfica hay un lineamiento clave para formar líderes en temas de sustentabilidad, y a través de estos convenios se favorece la generación de masa crítica”, puntualiza el Dr. Garrido.

La relación entre el estudiante y el profesor permite espacios de confianza para que ambos se la jueguen por la investigación aplicada. “Más allá de los vínculos que puedo traer de vuelta, me emociona vivir una experiencia que, para un estudiante, es muy grande, porque te da la posibilidad de ser quién genere las instancias y juegue un rol para potenciar un montón de proyectos futuros. A mí me tocará, en unos años, “avivar la sangre” de futuros ingenieros y eso es parte de un legado que me interesa mucho, junto con mantener en alto el nombre de la Usach, el de mi Departamento y del Dr. Garrido” finaliza Gonzalo Sánchez, quien estudiará en Villanova  durante dos años.

Ingeniero formado en la FAE realiza aportes en área de RR.HH. de Observatorio Alma

Ingeniero formado en la FAE realiza aportes en área de RR.HH. de Observatorio Alma

A 2.900 metros de alturas y en medio del Desierto de Atacama, Mauricio Martínez trabaja, con pasión y profesionalismo, en el mayor proyecto astronómico del orbe: el Observatorio ALMA.

La iniciativa, propiciada por la asociación entre el Observatorio Europeo Austral (ESO), la Fundación Nacional de Ciencia de Estados Unidos (NSF) y los Institutos Nacionales de Ciencias Naturales de Japón (NINS) en cooperación con la República de Chile, se ha consolidado como un sitio de observación de clase mundial en el ámbito de la astronomía.

En medio de esa vorágine apasionante, de análisis y observación de galaxias tempranas, planetas extrasolares en formación o de exploración del “Campo Profundo del Hubble”, Martínez se desempeña en el área de Recursos Humanos, en el  cargo de Especialista en Compensaciones HRIS Project Lead.

Desde su llegada a ALMA el año 2017, el titulado de Ingeniería Comercial por nuestra Casa de Estudios ha podido dimensionar la importancia que tiene Chile como referente mundial en el campo de la astronomía. “(El país) tiene los cielos y gran parte de la investigación científica astronómica pasa por Chile”, señala.

Un mix de conocimientos

Al ser consultado por su razón para estudiar Ingeniería Comercial, el también socio de la Fundación de Egresados y Amigos (Fudea) afirma que sentía afinidad tanto por las artes, el humanismo y la computación. En ese sentido, estimó que Ingeniería Comercial le permitía mantener ese carácter interdisciplinario dentro de su formación académica.

A su juicio, su carrera “no tiene un enfoque humanista ni totalmente matemático o científico, es un mix”, destacando las diversas herramientas profesionales que el campo de estudio podía entregarle. En ese trayecto, decidió especializarse en el área de  Recursos Humanos, “que al final, es más humanista que científica dentro de la misma Ingeniería Comercial.”

En 2014, Martínez hizo su práctica profesional en Goodyear, donde, al término del proceso, le ofrecieron un puesto de trabajo. Paralelamente, realizó su tesis aplicada en la misma empresa, relacionada en gestión del cambio y diagnóstico organizacional.

Investigación astronómica para Chile y el mundo

Mauricio, mientras trabajaba en Finning South America, desempeñándose como Analista de Compensaciones, fue contactado por integrantes de ALMA para incorporarse al equipo de trabajo.

Una de las razones por la cual decidió cambiarse, asegura, fue porque ALMA cuenta con una implementación de sistema de Recursos Humanos de alto nivel, muy desafiante para su desarrollo profesional. Allí, se dedica a compensaciones y sistemas, áreas que a su juicio “son la parte dura de Recursos Humanos”.

Junto a ello, lo motivó “el sentido trascendente del trabajo”, al formar parte del observatorio más grande del mundo, involucrado en investigaciones, acciones e iniciativas de alcance e impacto global. De acuerdo a Martínez, la cooperación internacional ha sido clave en la consolidación de un proyecto tan ambicioso como Alma, “no es algo que Chile de por sí solo pudiese hacer”.

Esta confluencia de actores mundiales ha permitido marcar varios hitos, los que se verán potenciados con la construcción de un nuevo observatorio que en estos momentos se encuentra en ejecución: el Tokyo Atacama Observatory, TAO, un proyecto japonés que se espera a mediados de 2019 comience a funcionar en la cumbre del cerro Chajnantor, Región de Atacama.

Además, destaca la calidad del equipo humano presente en la organización, donde ha podido nutrirse día a día tanto a nivel profesional como personal.

Agrega que el ambiente es bastante académico, donde “hay muchos doctores en Astronomía e ingenierías duras. Uno siente que hay harto conocimiento, se ve en las conversaciones, porque son de otro tenor. Todo es bien denso, pero en el buen sentido”.

Paso por la U. de Santiago

Oriundo de Coquimbo, siempre estuvo en Mauricio la intención de vivir en la capital. Motivado por un tío cercano que pasó por el Plantel, quien siempre le transmitió la grandeza de la Casa de Estudios, decide dar el paso e ingresar a la Universidad de Santiago de Chile.

En ella, afirma que recibió una excelente enseñanza académica, además de diversas herramientas  que le permiten hoy en día posicionarse de buena forma dentro del mundo laboral.

Bajo su mirada, su experiencia tanto en Goodyear, Salfa –donde se desempeñó como Analista de Control y de Gestión- y en ALMA, le han permitido reafirmar esa sólida base académica de la Universidad, apreciando lo competitivo y bien preparado que es el profesional usachino dentro del mercado.

Conectado al Alma Mater

Para Mauricio, mantener vivo el vínculo con la Universidad es fundamental, por lo que invita a fortalecer la conexión con el Plantel, tanto a través de la Fundación de Egresados y Amigos – de la cual es socio-, como de las diversas iniciativas de Cultura, Extensión o Vinculación con el Medio que realiza la institución.

En esa línea, enfatiza que en su rol como profesional, los valores y las enseñanzas que le entregó el Plantel se mantienen “más vivos que nunca”, agradeciendo que su impronta pluralista, junto con su sello aguerrido, le han permitido manejarse de buena forma dentro de las empresas multinacionales en las cuales ha trabajado.

“Algunos profesores decían que la Universidad de Santiago es realmente Universidad”, afirma. Sobre ese punto -y a modo de cierre-, junto con concordar, remarca el sentido de verdadera universalidad propio del campus, no presente en otras instituciones. “Acá, en la Universidad de Santiago de Chile, eso existe, y uno aprende a vivir con ese sello”, concluye.
 

Joven ingeniero en minas del Plantel recibe “Premio Ignacio Domeyko”

Joven ingeniero en minas del Plantel recibe “Premio Ignacio Domeyko”

El instituto este año realizó los reconocimientos, Premio Juan Brüggen, Ignacio Domeyko, Federico  Scotto y  Lucien Coudurier, conjuntamente con la Universidad de Santiago, Universidad Católica y de Concepción. En la ocasión, el premio que correspondió a la Universidad de Santiago es Ignacio Domeyko, el cual fue entregado a Pablo Andrés Heckersdorf el mejor estudiante de la promoción 2017, además, se establecieron las nuevas tareas profesionales que enfrentarán los nóveles dentro de la industria, esto descrito por ex alumnos insertos hace más de 10 años en el mundo minero.

El directorio encargado de hacer los reconocimientos estuvo compuesto por el Dr. Juan Pablo Vargas (Universidad de Santiago), Dr. Xavier Emery (Universidad de Chile), Dr. Juan Carlos Salas (Universidad Católica) y Dr. Froilán Vergara (Universidad de Concepción).

En la ceremonia el director del instituto, Juan Pablo González, comentó que Chile y su economía dependen de esta industria extractiva, como también, se debe aplicar respeto hacia las comunidades y el medio ambiente. La tarea para los egresados de Ingeniería en Minas, según González, consiste en hacer de Chile un ejemplo mundial de explotación sustentable y responsable aplicando la fe en sí mismos, ya que, son el futuro de la industria donde cada experto debe colocar límites desde la ética profesional.

Sofía Orellana, ex estudiante de la Universidad de Santiago, posee entre otras, una trayectoria profesional de 18 años, trabajó en Antofagasta Minerals, Codelco, Bhp Billiton, en su presentación explicó “Un premio al afecto minero es un reconocimiento que me llena de emoción, más allá de lo laboral, somos personas y los afectos juegan un rol fundamental en nuestro crecimiento integral, sobre todo en nuestra profesión en la cual no siempre estamos cerca de la familia.  Me pone feliz que este reconocimiento haya sido otorgado a una mujer, porque eso muestra que somos parte importante para el mundo minero nacional y nuestra contribución a éste”         

Finalizando la premiación, el Dr. Juan Pablo Vargas, Director del Departamento de Ingeniería en Minas de nuestro Plantel, explicó que “el gran éxito de los profesionales nuestros en la industria se debe a un trabajo sistemático que hemos desarrollado como departamento. Mejorar la formación de nuestros alumnos constantemente y mantenerlos actualizados, son nuestros desafíos formadores para enriquecer la minería a nivel nacional e internacional”.

Páginas

Suscribirse a RSS - Egresados