arquitectura

Español

Arquitecto de la U. de Santiago obtiene primer lugar en concurso que renovará la costanera de Concepción

Arquitecto de la U. de Santiago obtiene primer lugar en concurso que renovará la costanera de Concepción

Un total de 3.843 votos públicos obtuvo la propuesta “Claros Urbanos” del arquitecto Óscar Luengo, junto al arquitecto Álvaro Parraguez de la U. de Los Lagos, quienes obtuvieron el primer lugar en el “Concurso de ideas Plan Maestro Explanada Cívica Biobío”, organizado por Ferrocarriles del Sur (Fesur) en conjunto a la Seremi de transportes, y el Gobierno Regional del Biobío.

La propuesta, esperada durante años por los habitantes de Concepción, busca resolver un problema de congestión urbana y se proyecta como continuidad al soterramiento de la línea férrea entre los puentes Llacolén y Bicentenario, cuyo estudio de ingeniería tiene un 35% de avance.

En ese contexto, la propuesta de los arquitectos proyecta la ejecución de un paseo peatonal sobre la línea férrea, y considera una explanada amplia en la que convergen cuatro edificios principales, bosques y espacios recreativos.

Respecto a la adjudicación del primer lugar en el concurso nacional, el arquitecto y académico de nuestro Plantel, Óscar Luengo, destaca la formación inculcada por su alma mater para participar de manera activa en iniciativas de este tipo.

“Cuento con una formación en la Escuela que incita a sus estudiantes a participar activamente en concursos, implicando ponerse en competencia y mostrar las capacidades al mismo nivel de todos los otros arquitectos”, remarca.

La propuesta

De manera activa los arquitectos participan en concursos nacionales para generar diseños arquitectónicos con un enfoque social.

En ese contexto, según relata el arquitecto Luengo, al identificar la existencia de vacíos urbanos en torno a la línea férrea, buscaron generar “un gran claro, que relacionara el río con la ciudad, contribuyendo de esta manera también a la movilidad y a que el espacio sirva para las actividades de gran afluencia de público”, considerando a un claro como un vacío dentro de un bosque.

Fue así, donde tomando como base la explanada existente, los arquitectos propusieron flanquear los bordes por dos bosques perimetrales de gran magnitud.

En tanto, la explanada se proyecta custodiada por cuatro claros: los edificios públicos Estación de Trenes y la nueva Biblioteca Regional, que dialogan con el nuevo Teatro Regional del Biobío, y por otra parte, los nuevos espacios públicos programáticos, compuestos por la nueva Plataforma Multiuso y el Nuevo Foro, que dialogan con el Memorial 27F.

“Este lugar es una reafirmación de una idea que tiene que ver con este vacío que se piensa en la ciudad respecto a las plataformas disponibles para la comunidad, donde el problema era vincular la ciudad con el río a través de esta primera idea de soterrar el tren”, puntualiza.

Arquitectura fortalece su internacionalización

Arquitectura fortalece su internacionalización

El pasado jueves (24) una delegación compuesta por 60 estudiantes a cargo del profesor adjunto de la Cátedra de Sistemas Gráficos de la Universidad Nacional de Córdoba, arquitecto Sergio Priotti, llegó hasta nuestro Plantel para conocer la arquitectura del Campus y estrechar relaciones con la Escuela de Arquitectura.

El vínculo entre ambos planteles, que pertenecen al grupo AUGM, se inició en 2015, y desde entonces existe una colaboración mutua. En esta visita, los estudiantes trasandinos participaron de una charla sobre dibujo prospectivo del licenciado en arte y docente Álvaro Gueny, además dibujaron los edificios más emblemáticos de la capital y recorrieron la Escuela de Artes y Oficios.

El director de la Escuela de Arquitectura, Jorge Lobiano, señala que “hemos tratado de establecer relaciones con nuestros vecinos latinoamericanos porque queremos gravitar en la región”.

“Así se van construyendo las relaciones, no sólo con firma de documentos, sino que a través de actividades concretas y evaluables”, enfatiza el arquitecto, quien remarca asimismo la idea de internacionalizar la Escuela.

El encargado de la actividad fue el Dr. Aldo Hidalgo, quien agradeció al director de la Escuela por hacer que la visita funcione. Además, el académico sostiene que esperan “establecer un convenio más formal con ellos de tal modo que hubiera un intercambio”.

“Esperamos que se transforme en un acuerdo que permita que los alumnos viajen a esta Universidad o sus alumnos nos visiten”, insiste el arquitecto Hidalgo. “Nuestra Escuela les ofrece una charla del profesor Gueny que tiene una manera particular de desarrollar su oficio, es decir, el dibujo a mano pero con la incorporación de programas digitales”, agrega. 

Por último el profesor adjunto y arquitecto, Sergio Priotti manifiesta que “esperamos poder hacer un convenio con la Escuela para poder seguir haciendo encuentros cada año”.

Además, el académico resalta “la calidad de los académicos de esta Universidad y la acogida que nos han brindado”.  

Ex estudiante crea plataforma para evacuar a personas con movilidad reducida desde edificios

Ex estudiante crea plataforma para evacuar a personas con movilidad reducida desde edificios

Pese a los esfuerzos a nivel nacional en distintos ámbitos para mejorar la calidad de los espacios públicos para personas en situación de discapacidad, no existe actualmente una normativa en edificios en altura que permitan evacuarlas de manera rápida y óptima ante el colapso o cierre de ascensores.

La problemática ha sido estudiada desde el año 2014 por el arquitecto titulado por nuestra Casa de Estudios, Ignacio Lagos Tapia, quien al considerar la magnitud del problema ideó una plataforma para evacuación vertical de personas con movilidad reducida.

Se trata de un soporte que se adapta rápidamente a la silla convencional para evacuar al paciente de manera vertical. La innovación sólo necesita de un asistente para dirigir el descenso y funciona de forma autónoma, sin electricidad o baterías.

Respecto al alcance de la iniciativa, que se adjudicó la primera etapa del Concurso VIU de Conicyt, el arquitecto afirma que se inserta en el sello que impulsa el Plantel en sus estudiantes.

“Como parte del espíritu de la Carrera, nos inculcan el carácter social en nuestra formación. No buscamos encargos para hacer edificaciones fáciles, sino oportunidades y soluciones a una problemática”, puntualiza el arquitecto.

Idea

Ignacio Lagos tuvo afinidad desde pequeño por el Diseño Industrial, motivación que lo llevó a estudiar Ingeniería Civil Mecánica en la Universidad Católica de Valparaíso.

Sin embargo, al comenzar la carrera se percató que lo que quería era Arquitectura, postulando a la U. de Santiago como primera opción.

“Siempre he considerado que ésta es una de las mejores universidades de Chile. Fue mi primera opción cuando elegí la carrera, porque en su concepto transversal es una universidad más social, y quería sentirme cómodo a priori en una casa de estudios que impartiera ese espíritu”, comenta.

Motivado por ello, Ignacio participa del Concurso Innovatón de Teletón el año 2014, donde presenta un elevador para evacuar a personas con movilidad reducida. Sin embargo, resultaba inviable por su alto costo.

Con el objetivo de continuar su perfeccionamiento en el concepto de “lo habitable”, que impulsa la Escuela de Arquitectura, el egresado decidió continuar con el Máster Integrado en Diseño Arquitectónico (MIDA), donde se enfocó en su idea inicial, pero acotando el proyecto.

Así surgió el diseño de diferentes prototipos que pudiesen ser adheridos a sillas de ruedas tradicionales y permitir su descenso por escaleras, manteniendo su horizontalidad para no poner en riesgo al paciente.

Avances del Proyecto

Tras cursar el MIDA, donde obtuvo tres prototipos distintos que cumplieron con el descenso propuesto, Ignacio formó un equipo de trabajo donde colabora la también egresada de Arquitectura Katherine Águila, y que tuvo como guía a la académica María Jose Araya de la Facultad Tecnológica. Además reciben apoyo de un maestro soldador y un mentor de negocios.

Con los prototipos, el equipo postuló al concurso VIU de Conicyt, adjudicándose la primera etapa para generar un plan de trabajo y negocios, debido al grado de innovación y novedad de la propuesta.

Actualmente, se encuentran a la espera de los resultados para pasar a la segunda etapa, que permitiría desarrollar el proyecto, generar una empresa y salir al mercado.

Según comenta el arquitecto, la plusvalía del proyecto radica en que al fabricar una solución adaptable a la silla de ruedas convencional posee un menor costo de fabricación y por ende de venta al público, siendo más competitiva económicamente para el mercado nacional.

En tanto, Ignacio sostiene que el principal foco de la línea de trabajo es generar conciencia legislativa y social en la materia.

“Ante planes de evacuación, los edificios deben prever la accesibilidad de personas con movilidad restringida, y por otra parte, buscamos dar una revitalidad a los edificios antiguos, como viviendas sociales de 4 pisos, cuya normativa no exige ascensores”, concluye.
 

Con el sello de responsabilidad social se titulan 60 nuevos arquitectos

Con el sello de responsabilidad social se titulan 60 nuevos arquitectos

El pasado jueves 17, en el Aula Magna de la Universidad, se realizó la ceremonia de titulación y graduación de la Escuela de Arquitectura.

En la ocasión, 60 nuevos profesionales recibieron el título de arquitecto y arquitecta, lo que los habilita para diseñar, construir y gestionar todo tipo de obras y calcular edificaciones.

Además, cuatro profesionales obtuvieron el grado académico de máster al egresar del programa Máster Integrado en Diseño Arquitectónico (MIDa).

En tanto, ocho estudiantes haitianos consiguieron diplomas tras cursar la segunda versión del programa Min Ouve o “Manos abiertas”, cuyo objetivo es dar una oportunidad a inmigrantes de ese país a través de la capacitación en el oficio del diseño y ejecución de muebles en madera de primera necesidad.

El director de la Escuela de Arquitectura, Jorge Lobiano Yaber, señaló que el desafío no es sólo formar nuevos profesionales, sino que actualizarlos en sus conocimientos y capacitar a los sectores más postergados de la sociedad.

“Nos parece un mandato de la Escuela de Artes y Oficios que no solo nos legó este edificio, sino lo más importante: el rigor técnico y la vocación de servicio”, resaltó la autoridad. “Estamos llamados a liderar los cambios que nuestra sociedad demanda en materia de desigualdad”, remarcó.

En su discurso, Lobiano puntualizó que los 25 años que cumple la Escuela marca la ceremonia, ya que “con esta mayoría de edad, en los próximos días reingresaremos el proyecto de Facultad de Arquitectura y Artes, que en una primera etapa contará con las carreras de cine y música, además de la carrera de arquitectura”.

Distinguidos

En la ceremonia, Hugo Tello Miranda recibió un reconocimiento por parte de Fudea debido a su compromiso con la Universidad.

Asimismo, como es tradicional, la comunidad académica de la Escuela distinguió a un par y este año ese reconocimiento fue para el arquitecto y profesor Oscar Zaccarelli Vender, por su contribución social y académica a la disciplina.

En tanto, como mejores estudiantes de esta generación recibió el primer lugar Ivanna Lincoleo Quiroga. Héctor Castillo López (2°) y Javiera Rojas García (3°).

La ceremonia también contó con la presencia de la ex ministra de Vivienda del Gobierno de Michelle Bachelet, Paulina Saball, quien felicitó a los nuevos arquitectos y destacó la calidad profesional de los egresados de nuestra Universidad.

La ex secretaria de Estado instó a los titulados a trabajar en los desafíos que enfrenta el país, como la segregación, la inequidad y la exclusión, principalmente en el tema de la construcción de viviendas sociales. Junto con ello, los llamó a ser parte de los cambios.

Convocan a estudiantes de Arquitectura a trabajar por el desarrollo del país

Convocan a estudiantes de Arquitectura a trabajar por el desarrollo del país

Arquitectos enfocados en el diseño del espacio habitable, dotados de pensamiento crítico, capacidad de exploración y resolución de problemas, son los profesionales que promueve nuestra Casa de Estudios, y que promoverá en los 72 nuevos estudiantes que este martes (13) se incorporaron a la Unidad Académica.

 

Los nuevos ingresos fueron recibidos con un desayuno en el taller fábrica de la Escuela, instancia en que su director, Jorge Lobiano Yaber, los instó a asumir el compromiso con nuestra Institución.

 

“Siempre apelo a nuestra historia, tradición técnica y responsabilidad social. Los estudiantes que quieren trabajar en el desarrollo país, con alto rigor técnico, son quienes ingresan a esta carrera, y será el sello que fortaleceremos”, puntualiza.

 

De la bienvenida también participó la vicerrectora académica, Dra. Patricia Pallavicini Magnere, quien motivó a los nuevos estudiantes a comprometerse activamente con su formación profesional y aseguró que contarán con todo el apoyo de nuestra Institución para el logro de sus objetivos.

 

"Es una carrera exigente, donde la persistencia será clave para que logren sus objetivos. Cuentan con varios mecanismos de apoyo para esto desde su unidad académica y del PAIEP, quien puede proveer ayuda en diferentes ámbitos", puntualiza.

 

Año académico

Este año se incorporaron 72 nuevos estudiantes a la carrera de Arquitectura. De ellos, 61 ingresaron vía PSU y 11 por ingresos especiales: Beca de Excelencia Académica, Deportista destacado, cupo Pace, cupo extranjero, traslado Universidad, prosecución de estudios y transferencia de carrera.

 

En tanto, otros 7 estudiantes ingresaron a primer año desde el Bachillerato en Ciencias y Humanidades que ofrece nuestro Plantel.

 

En la oportunidad, el director de la Escuela recalcó algunos desafíos que la Unidad Académica espera consolidar este año, entre ellos destacan: la renovación de la malla curricular para pregrado, que considerará una certificación de Dibujante Técnico en segundo año y, la rehabilitación del taller de diseño arquitectónico, que permitirá aumentar la matrícula de estudiantes.

 

Nueva generación de arquitectos

Caroline González Iturra, es una de las estudiantes que se incorporó a la carrera luego de cursar el Bachillerato en Ciencias y Humanidades.

 

La estudiante explica que fue un familiar quien la motivó a estudiar Arquitectura, pero su elección de Universidad fue especial: “escogí la U. de Santiago por la acogida que da, aquí se forma una familia”, sostiene.

 

En tanto, Aarón Estay Soto ingresó por la vía PSU. Respecto a su elección indica que, “me gusta la creatividad y arquitectura desde pequeño, y tras comparar mallas de distintas Universidades, descubrí que ésta era la más didáctica. Siempre he querido dejar huella y creo que aquí podré hacerlo”. 

 

Mientras que Génesis Victorino Castro, decidió cambiarse a Arquitectura tras cursar primer año de Ingeniería Civil en Minas, también en nuestro Plantel. “Comparé la carrera en distintas universidades y ésta fue la que cumplía con todo lo que quería, ya que siempre me gustó Arquitectura”.

 

Arquitectos con formación integral

En la jornada, y como acto de compromiso de los nuevos estudiantes con la visión de la Escuela de Arquitectura, plantaron árboles en el patio José Abelardo Núñez, frente a la Unidad Académica.

 

Jonás Figueroa, docente de urbanismo y arquitectura del agua, explica que la actividad busca transmitir que se puede diseñar y construir desde el espacio habitable en el contexto de la realidad contingente.

 

“Los árboles constituyen un buen elemento para construir habitabilidad en el espacio público, dando sombra, cobijo y un lugar para observar. A través de esta actividad buscamos que el estudiante descubra que puede apropiarse del espacio público desde nuestra ciudad universitaria”, puntualiza.

“Gobiernos locales deben asumir liderazgo tras fracaso de políticas ministeriales en urbanismo”

“Gobiernos locales deben asumir liderazgo tras fracaso de políticas ministeriales en urbanismo”

El pasado 30 de enero, la comuna de Recoleta lanzó una nueva iniciativa de carácter comunitario. A la farmacia y óptica, el alcalde Daniel Jadue sumó la “inmobiliaria popular”, un proyecto dirigido a familias vulnerables que contempla la construcción de un edificio con 38 departamentos, cada uno de 55 metros cuadrados, los que se arrendarán a un precio justo.

Para el experto en urbanismo y académico de la Universidad de Santiago, Jonás Figueroa, se trata de una “excelente noticia, ya que ha quedado demostrado el fracaso de las políticas ministeriales en materia habitacional”.

Por lo anterior, el arquitecto asegura que esta es “una oportunidad para que los gobiernos locales asuman el control de lo que sucede en su territorio, en temas de interés social de primera urgencia como lo es la vivienda”.

Según el especialista, las políticas gubernamentales han fracasado por la falta de un equipo técnico idóneo. A su juicio “no es posible que los mercados definan los tipos de viviendas y las características de equipamientos. Si seguimos así, las colmenas humanas seguirán expandiéndose”.

De acuerdo a Figueroa, en países europeos iniciativas como éstas tienen mucho éxito, porque “es una instancia donde también es posible la participación de los mismos vecinos”.

“Esto permitirá resolver los problemas desde la propia base de la gente. Grupos sociales podrán compartir su esfuerzo por enseñar cuáles son sus proyectos, sueños e ideas de vivienda”, indica el arquitecto.

Las Condes

Una vez conocida la iniciativa del alcalde Jadue, comunas como Independencia, Estación Central y Las Condes manifestaron su interés por replicar la idea. Sin embargo, Joaquín Lavín recibió críticas de parte del ex candidato presidencial José Antonio Kast por una medida que tildó de “populista”.

No obstante, Figueroa cuestionó el rechazo de Kast y señaló que esta es “una posibilidad de introducir población de diferentes estratos sociales y económicos en un mismo lugar. La mezcla de distintos proyectos familiares da un fuerte dinamismo a las ciudades”.

Para el experto, los gobernantes deben entender que no es posible hacer comunas exclusivamente ricas y otras exclusivamente pobres. “Lo que necesitamos es que exista una mayor inclusión social y el tema de la vivienda lo facilita”, enfatiza.

Por tercer año futuros arquitectos ganan concurso Corma con innovador diseño inclusivo y sustentable

Por tercer año futuros arquitectos ganan concurso Corma con innovador diseño inclusivo y sustentable

Visualizar nuestras ciudades y las oportunidades de intervención que mejoren la calidad de vida de sus ciudadanos a través de un anteproyecto materializado en madera, fue el objetivo de la convocatoria “Madera en la Ciudad”, que en su décimo segunda versión, liderada por la Corporación Chilena de la Madera (Corma), buscó resolver un problema clásico de infraestructura urbana: dar acceso a personas con movilidad reducida a zonas altas de un cerro.

Fue así, como tras una estrecha votación del jurado, que evaluó 83 proyectos con un excelente nivel y aporte tanto a la ingeniería estructural como a la construcción, el proyecto “Nexo Urbano” de los estudiantes de la Universidad de Santiago: Tamara Díaz, Santiago Contreras y Ayami Nakamura, obtuvo el primer lugar en la categoría Arquitectura.

La maqueta, compuesta por cuatro torres de 21 metros conectadas al cerro mediante un puente, con un mirador y módulos de comercio, busca dar acceso a las zonas altas de los cerros de Coquimbo, caracterizada por elevadas pendientes que dificultan el acceso a personas con movilidad reducida o de avanzada edad.

Según explicó el director del concurso de Arquitectura, Martín Hurtado, “la discusión del primer y segundo lugar se dirimió por un problema técnico y no arquitectónico”, enfatizando en que la labor pedagógica del concurso es precisamente dar señales a los estudiantes “de lo que está correcto hacer en madera”, en donde el equipo de nuestra Casa de Estudios, destacó por resolver el problema de “manera inteligente”, según afirma el experto.

Al respecto, el académico de la Escuela de Arquitectura y guía del proyecto, Rodrigo Aguilar puso de relieve la importancia de ser considerados en este tipo de concursos.

“Para nosotros es motivo de orgullo participar en este evento, lo que significa que estamos trabajando con problemas país, que tienen que ver con aspectos sociales, y que representan el sello de nuestra Universidad”, afirma. El Plantel ya había ganado el premio en dos oportunidades anteriores.

Propuesta arquitectónica

El concurso nace el año 2006 al alero de Madera 21, asociación de Corma (Corporación Chilena de la Madera), con el objetivo de involucrar a estudiantes de arquitectura en el conocimiento y uso de la madera.

En su décimo segunda versión, la convocatoria se extendió durante el primer semestre académico de este año, donde los estudiantes debían resolver un problema clásico de infraestructura urbana: dar acceso a personas con movilidad reducida a zonas altas de un cerro, realizando propuestas que constituyan un aporte en la sustentabilidad de los proyectos arquitectónicos.

Sobre el concurso, la estudiante de 5º año, Ayami Nakamura, explica que eligieron Coquimbo por su topografía similar a la de Valparaíso, “incluso sus pendientes llegan a ser mucho más bruscas y es bastante dificil para acceder”, sostiene.

Por su parte, Santiago Contreras, indica que “Coquimbo es de esas ciudades que se ven un poco abandonadas pese a tener un gran potencial: situarse en el borde costero y ser un importante productor de cobre. Entonces, creemos que además de contribuir al problema de accesibilidad, podría otorgar una oportunidad turística económica que la caracterice y la haga atractiva”, puntualiza.

Cada torre de 20 metros de altura, consta de un ascensor panorámico urbano y escaleras de emergencia, además de cuatro módulos de comercio distribuidos al interior para promover la artesanía local y activar el turismo de la zona.

Según indica el equipo en la memoria del proyecto, la zona seleccionada cuenta con un lenguaje arquitectónico inserto en la tradición de los carpinteros del mar, influenciados por técnicas constructivas en base a madera que les otorgaron los primeros grupos de inmigrantes europeos y le brindaron al sector una valorable identidad.

Es por ello, que rescataron el oficio y la técnica de la construcción en madera amoldándola a las técnicas constructivas actuales, atreviéndose a trabajar con un material sobre el que no tenían mayor conocimiento.

“Con el diseño, buscamos fomentar el turismo en la zona y reactivarlo, ya que se encuentra muy deteriorado, como ocurre con el eje del Barrio Inglés”, explica la estudiante Tamara Díaz.

Mientras que la estructura principal está diseñada de madera, el ascensor tiene piezas metálicas, y la cubierta está recubierta de cobre, al ser un material de característica perdurable y propia de la zona.

El proyecto que trasciende el lenguaje arquitectónico destaca por la intención social pensada por el equipo: “generar una gran mejora en la calidad de vida de los habitantes de Coquimbo mediante una intervención sencilla y factible”, comenta Ayami Nakamura.

Futuros arquitectos que sueñan en grande

La premiación del Concurso se realizó en dependencias del Centro Cultural Gabriela Mistral, el 23 de agosto, instancia en la que participaron altos directivos de Corma, representantes del entorno de la Madera, el ex Ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, y el prestigioso arquitecto canadiense Michael Green, quien en la oportunidad felicitó a los concursantes y animó a construir una relación más estrecha con Canadá y Estados Unidos en torno a la madera.

En la jornada resultaron ganadores un total de 17 proyectos en las categorías de Arquitectura, Diseño, Innovación e Ingeniería.

En cuanto a la categoría de Arquitectura, el académico Rodrigo Aguilera, puso de relieve la tradición de la Escuela al explorar problemáticas de carácter urbano.

“Fomentamos que los estudiantes sean capaces de formular propuestas de diseño arquitectónico asociadas al material, en este caso la madera, buscando establecer una relación virtuosa entre ella y la forma en que se puede asociar a respuestas de diseño arquitectónico dentro de la ciudad”, sostiene.

Los estudiantes sostienen que esperan desempeñarse en el área de diseño al finalizar la carrera, a fin de concretar propuestas innovadoras para mejorar la calidad de vida de la ciudadanía.

Por su parte, Ayami Nakamura resalta el aporte otorgado por la Universidad durante su formación, lo que asegura, permite a sus pares obtener un lugar privilegiado en este tipo de eventos.

“La Universidad nos prepara otorgándonos consciencia respecto al rol que cumplimos para solucionar un problema y como ejecutar un proyecto, teniendo como resultado un prototipo que es realmente viable, siendo destacado por el jurado por su buena resolución técnica y de materiales, que no todos los proyectos pudieron ejecutar”, puntualiza.

Con visión crítica sobre construcción actual culmina Congreso de Arquitectura Religiosa

Con visión crítica sobre construcción actual culmina Congreso de Arquitectura Religiosa

Con visitas al Templo Bahá'í de Peñalolén, el Monasterio de los Benedictinos y la Capilla del Espíritu Santo de Puente Alto, culminó el domingo el V Congreso Internacional de Arquitectura Religiosa Contemporánea (CIARC) que se realizó por primera vez en Sudamérica y que fue organizado por la Universidad de Santiago de Chile.

El encuentro, que se desarrolló desde el día miércoles de la semana pasada con clases magistrales, mesas de discusión y visitas a templos tanto de Santiago como de Valparaíso, contó con la presencia de destacados expertos internacionales, como Jeanne H. Kilde, Michael J. Crosbie y Zorán Vukoszávlyev, quienes abordaron el momento que vive la arquitectura cristiana tanto en Chile como en el mundo.

Para el Dr. Esteban Fernández-Cobián, arquitecto español e integrante del comité organizador de los CIARC, “estos congresos intentan aportar algo de luz sobre cómo construir iglesias hoy en día”, opinión compartida por el académico de la Universidad de Santiago de Chile y también parte de la organización, Dr. Rodrigo Vidal.

El arquitecto chileno estima que, en el último tiempo, distintas perspectivas respecto a la construcción de templos  han terminado por convivir unas con otras. Ello explicaría que, en un mismo momento histórico, en algunos lugares se privilegien grandes templos, mientras que, en otros, se opte por la austeridad e, incluso, algunos credos prefieran adquirir antiguos cines o teatros para convertirlos en espacios litúrgicos.

Ya no existe un solo patrón

Esta “dislocación”, como la llama el Dr. Vidal, es propia del último siglo, afirma. “Fundamentalmente, desde el Concilio Vaticano II en adelante, a mediados de la década de 1960”, lo que atribuye a las trasformaciones vinculadas a la aparición del Movimiento Moderno que habrían adquirido mayor fuerza en las últimas tres décadas. “Esto antes no se había vivido, había una mayor cercanía entre los templos”, considera.

El Dr. Fernández-Cobián concuerda en que este “profundo desconcierto” se debe a la aparición del Movimiento Moderno, que incorporó nuevos materiales y replanteó la relación con otras vanguardias artísticas en la pintura, la fotografía y las artes dinámicas. No obstante, agrega que a ello se adicionó una “revolución litúrgica”, también del siglo pasado, que pretendía deshacerse de todo lo accidental del culto, como adornos y otros elementos.

“Esa confluencia entre las dos revoluciones, la arquitectónica y la litúrgica, provocó la tormenta perfecta y, de pronto, ya nadie sabía cómo había que construir las iglesias”, sostiene. Sin embargo, advierte que tendencia está comenzando a clarificarse, hacia templos sobrios donde convergen distintas religiones, como sería el caso del Templo Bahá'í.

Para el Dr. Vidal, parte importante de ese cambio lo explica el hecho de que las instituciones religiosas hayan reconocido el valor de la arquitectura para que las personas puedan desarrollar adecuadamente su espiritualidad. A su juicio, esto se contrapone a periodos pasados, donde predominaron estilos recargados como el clásico, el románico, el barroco o el rococó, donde el ser humano se dejó en un segundo plano para privilegiar la representación de Dios.

“Actualmente, se está reconociendo el valor de la vida humana y del individuo en la participación colectiva de la construcción de la fe. El templo Bahá'í es más bien un lugar de encuentro, de comunidad, donde todas las religiones son aceptadas”, explica.

Chile, sinónimo de arquitectura

Finalmente, el arquitecto español Dr. Fernández-Cobián destacó la realización en nuestro país de este congreso. “Cuando uno piensa en Chile, piensa en buena arquitectura, de calidad y eso se refleja en las iglesias”, afirma.

El especialista destaca reconocimientos internacionales para profesionales de nuestro país, como el Premio Pritzker obtenido por Alejandro Aravena o el Premio Internazionale di Architettura Sacra 'Frate Sole' para Cristián Undurraga en 2012, lo que habría sido una de las motivaciones para escoger a Chile como escenario de este congreso. “La arquitectura chilena tiene fama mundial”, concluye.

Proyecto de accesibilidad universal en el Campus

Proyecto de accesibilidad universal en el Campus

Tras la puesta en marcha en marzo del 2016 de una modificación a la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones en Chile, que establece Normas sobre Igualdad de Oportunidades e Inclusión Social de Personas con Discapacidad, nuestra Casa de Estudios inició un plan de trabajo para adecuarse a la nueva normativa.

Fue así, como luego de seis meses de trabajo mancomunado entre estudiantes, diseñadores, arquitectos, y el Programa de Acceso Inclusivo, Equidad y Permanencia del Plantel (Paiep), a través del proyecto USA 1505, que lograron diagnosticar las falencias arquitectónicas en el Plantel y comenzar la elaboración de propuestas.

Las actividades finalizaron con un Workshop en la U. de Santiago en noviembre del mismo año, instancia en que presentaron las principales conclusiones en torno a la temática ligada a Aprendizaje + Servicio.

Al conocer la iniciativa, diseñadores y arquitectos del prestigioso Archivo de Milán, Giovanni Sacchi, invitaron a los académicos a presentar el proyecto  en la exposición “Mostrar el Progreso”, realizada en junio, con el fin de dar a conocer las acciones que se realizan en América Latina respecto a accesibilidad universal.

Así lo explica la psicóloga educacional y directora del proyecto, Jocelyn Briones Barahona. “En Milán tenían una presentación respecto a cómo favorecer la accesibilidad, particularmente para las personas ciegas, y por lo tanto, les pareció muy interesante lo que nosotros habíamos desarrollado como Universidad”, indica.

 

Muestra en Milán

 

Del proyecto también participó la arquitecta y académica experta en ergonomía y académica de la carrera de Tecnología en Diseño Industrial de nuestra Universidad, María José Araya León, quien explicó que la invitación surge gracias a la existencia de vínculos colaborativos con la carrera de Tecnología en Diseño Industrial desde el año 2014.

“Trabajamos en diferentes iniciativas y propuestas. Entre ellos, realizamos un Workshop con jóvenes arquitectos y diseñadores, siempre enfocado en las personas ciegas para levantar ideas, por lo que nos invitaron a presentar dos paneles contando la experiencia en Chile”, explica.

La muestra en Milán, tuvo como principal propósito, promover la participación de personas ciegas, para lo cual cinco jóvenes diseñadores: Chiara Pagano, Caterina Panteghini, Alberto Ghirardello, Micol Busca y Francesca Valerio, desarrollaron soluciones para promover su movilidad independiente en la ciudad.

Al trabajo de los destacados diseñadores se sumaron dos paneles con la experiencia de la U. de Santiago, que explicaban los talleres y experiencia de apredizaje ejecutados durante el 2016 en el Plantel.

En la instancia, nuestra Casa de Estudios dio a conocer las principales conclusiones obtenidas durante el Workshop, que consideró el proceso de diagnóstico realizado en el Campus, en conjunto a la empresa chilena experta en accesibilidad, Bau.

Todos los paneles tuvieron como principal característica, que eran accesibles para todos los visitantes, es decir, podían ser apreciados por personas videntes, y además escuchados a través de archivos de audio accesible en códigos QR.

Si bien, la presentación no contó con la participación de representantes del Plantel, la arquitecta, María José Araya, destaca la presencia en el evento.

“Independiente de que no pudimos ir a Milán, el hecho de demostrar lo que nosotros hacemos, es súper importante para la vinculación. En donde, la U. de Santiago  está dando de qué hablar, con proyectos relevantes”, afirma.

 

Talleres y workshop

 

A través del Proyecto Usa 1505, se establecieron una serie de objetivos para conformar un programa de inclusión para estudiantes en situación de discapacidad.

Entre ellos, buscan establecer condiciones de accesibilidad en el campus, para que las personas con capacidades diferentes puedan participar y permanecer en condiciones de equidad.

En ese contexto, las carreras de Arquitectura y de la Facultad Tecnológica, participaron en un trabajo colaborativo dirigido por el programa PAIEP,  en donde ejecutaron un diagnóstico de accesibilidad en espacios específico del campus.

El diagnóstico, estuvo asociado a un trabajo práctico, en donde los estudiantes experimentaran las barreras presentes en el contexto universitario para personas con capacidades distintas.

“Utilizaron sillas de ruedas, bastones, algunas vendas, y la idea era que se desplazaran por el entorno y ellos mismos pudieran identificar cuáles eran las dificultades que tenían las personas en situación de discapacidad para movilizarse en el espacio universitario”, explica la directora del proyecto.

El diagnóstico finalizó con un plan maestro entregado por los estudiantes y las principales conclusiones obtenidas en los talleres insertos en la lógica de Aprendizaje más Servicio, que fueron presentados durante el workshop realizado en noviembre del 2016 en el Plantel.

“Es importante, tanto para la formación de arquitectos como diseñadores, que vengan con este enfoque de accesibilidad, no puede ser algo agregado, sino que debe ser algo fundamental de los proyectos tanto arquitectónicos como de diseño, y también de gestión y de organización”, sostiene la experta en ergonomía María José Araya.

 

Aprendizajes obtenidos

 

Entre las principales conclusiones, las académicas destacan el inicio de un trabajo colaborativo en la Universidad para capacitar a la comunidad en materia de acceso universal, en la que distintos actores se involucran tanto del levantamiento, como análisis, reflexión y desarrollo de propuestas.

La académica de arquitectura, destaca, que a través de estas instancias se descubre la falta de espacios accesibles.

“Es importante ponerse en el punto del observador principal, que en este caso sería el usuario. Si vas en una silla de ruedas o si te pone una anti parra y no ves nada, claramente te das cuenta que el mundo y el entorno es completamente desfavorable para ese tipo de usuarios, con capacidades distintas”, afirma la académica.

Las encargadas del proyecto concluyen, que es importante pensar los distintos espacios universitarios desde una mirada de diseño universal.

“Finalmente, la accesibilidad no es solo para las personas con necesidades especiales, es algo que favorece el desplazamiento o el quehacer de todas las personas”, puntualiza la arquitecta María José Araya.

Plantel reúne a expertos en Congreso de Arquitectura Religiosa Contemporánea

Plantel reúne a expertos en Congreso de Arquitectura Religiosa Contemporánea

Se trata de una iniciativa inédita, que se realizará en la U. de Santiago de Chile, Institución que en conjunto a la Universidad de Coruña de España, organizan el “V Congreso Internacional de Arquitectura Religiosa Contemporánea: Arquitectura protestante y modernidad. Hitos, transferencias y perspectivas”.

En esta nueva versión, que se realizará en el Planetario entre el 23 al 27 de agosto, realizándose por primera vez en América del sur, participará medio centenar de expertos en el área, provenientes de Europa, Estados Unidos y América Latina, instancia en que se abordará la influencia de la Reforma Protestante en la arquitectura eclesial de las últimas cinco décadas.

El académico de la Escuela de Arquitectura del Plantel y miembro del comité organizador, Dr. Rodrigo Vidal, explica que la instancia de diálogo estará abierta a personas con distintos pensamientos religiosos o creencias, con el objetivo de consolidar una idea común.

“En este Congreso nos interesa la dimensión religiosa, más bien como una dimensión de transcendencia al ser humano”, afirma.

Agrega, que todos los seres humanos, tenemos una idea o creencia que trasciende al cuerpo o la materia, en donde la religión cobra especial relevancia. “La religión es una manera de ocuparse de la trascendencia, y ha sido objeto en algunos momentos de grandes desarrollos fundamentales en la sociedad y en otros, de grandes retrocesos. Lo que nos preguntaremos concretamente, es como la arquitectura,  se hace cargo de este fenómeno religioso”, indica.

La instancia, es patrocinada por relevantes instituciones, entre ellas: la Universidad de Santiago de Chile, a través de la Vicerrectoría de Investigación y Desarrollo, la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio y la Escuela de Arquitectura.

Adhieren al patrocinio, la Primera Iglesia Metodista Pentecostal; el Colectivo Valparaíso Evangélico; IALA Grupo de Investigación en Historia de la Arquitectura de la Universidad de Coruña; y la Iglesia Pentecostal de Chile.

 

Proceso reformador en Occidente

 

En su nueva edición, el Congreso abordará especialmente los cambios que han experimentado los edificios religiosos, de la mano con los cambios sociales postindustriales, al cumplirse 500 años desde que Martín Lutero clavó sus tesis en la puerta de la iglesia de Wittenberg en 1517, iniciando un proceso reformador que ha marcado la historia de Occidente.

Así lo plantea el comité científico de la instancia conformado por representantes por expertos de prestigiosas Universidades europeas, chilenas y mexicanas, que prepara en conjunto al comité organizador esta nueva versión.

Según afirma la instancia colaborativa, durante los últimos años se ha ido redescubriendo el impacto de la reforma en la construcción de la modernidad, no así el estudio de su influencia en la arquitectura religiosa del siglo XX.

Es por ello que esta nueva versión será clave para analizar el trabajo de importantes arquitectos, en donde surge la necesidad, según sus organizadores, de plantear una visión conjunta de la influencia global de la arquitectura reformada, y las transferencias espaciales entre las distintas religiones o creencias.

 

Espacio de debate y visitas

 

La U. de Santiago se sitúa como organizadora de esta nueva versión, a raíz de una solicitud del comité científico internacional, que organiza estos encuentros desde hace 8 años, debido a que las tres primeras versiones se realizaron en Europa y la anterior en México. 

Durante los días iniciales del encuentro (entre el 23 al 25 de agosto), se realizará la ceremonia de inauguración del evento, que contará con la participación Jeanne H. Kilde, experta en estudios religiosos de la Universidad de Minnesota (USA), quien dará la lección inaugural.

Además, realizarán visitas guiadas a la Catedral Metropolitana de Santiago y a la Catedral Evangélica de Chile, y tendrán una bienvenida del Rev. Eduardo Durán Castro, Obispo de la Primera Iglesia Metodista Pentecostal de Chile.

Asimismo, se realizarán conferencias magistrales y se presentarán mesas de ponencias y plenarias, donde especialistas de todo el mundo expondrán respecto a los diferentes aspectos, dimensiones de la arquitectura religiosa contemporánea.

Mientras que el sábado 26 y domingo 27, los participantes se trasladarán a Valparaíso,  donde esperan visitar la Capilla del Retiro de Auco, Ciudad Abierta de Amereida (Corporación Cultural), la Catedral de Nuestra Señora del Carmen, la Iglesia Luterana de la Santa Cruz en el Cerro Concepción, la Iglesia Union Church, hoy Templo Presbiteriano, la Catedral Anglicana de Saint Paul en el Cerro Concepción, y la Iglesia de los Sagrados Corazones.

También realizarán un recorrido en las principales arquitecturas religiosas en Santiago, entre ellas: el Templo Bahá’í en Peñalolén, el Monasterio de los Benedictinos en Las Condes, la Iglesia de San Andrés, y el Templo Votivo de Maipú.

Respecto a la participación de la U. de Santiago como sede del Congreso, el Dr. Rodrigo Vidal, puntualiza que: “creo, que nuestro Plantel, está marcando una presencia que no es menor. El tema religioso, produce adhesión o rechazo, es difícil pasar indiferente. Mientras que la arquitectura no son solo edificios, son objetos que proyectan ideas de la sociedad, y la pregunta es cómo, la arquitectura religiosa contemporánea, de los últimos 50 años, está expresando las transformaciones que se están produciendo en nuestra sociedad”.

Quienes deseen participar de esta nueva versión, podrán inscribirse hasta el día previo del evento, a través de la página web: http://ciarc.usach.cl/

Mientras que los precios de la inscripción van desde, USD$75 hasta USD$150.

Páginas

Suscribirse a RSS - arquitectura